Menú Buscar
Alerta en la Tierra / PIXABAY

La Tierra está en alerta de convertirse en un 'invernadero'

Es la principal conclusión de un estudio internacional sobre los efectos del cambio climático

3 min

La Tierra corre un grave peligro que puede traer consecuencias irreversibles por culpa del cambio climático. Así lo ha mostrado un estudio llevado a cabo por la Universidad Nacional Australiana (ANU), liderado por el investigador Will Steffen. Según las conclusiones de dicho estudio, nos enfrentamos a un momento decisivo para nuestro planeta, cuyo futuro se presenta devastador si sigue produciéndose el imperante incremento de las temperaturas que ya venimos experimentando en los últimos años. A largo plazo puede traer efectos como que el nivel del mar suba entre 10 y 60 metros, e igualmente, que se produzca un aumento medio de las temperaturas cinco grados por encima de la era preindustrial.

Así lo declara el profesor Steffen: “Si las temperaturas aumentasen dos grados por las actividades humanas se activarían unos procesos en el sistema de la Tierra, denominados retroalimentaciones, que pueden desencadenar un mayor calentamiento, incluso si se deja de emitir gases de efecto invernadero”. De ocurrir la afirmación de Steffen, el planeta Tierra se sumiría en un peligroso invernadero en el que sería imposible habitar y, a su vez, provocaría un efecto dominó irreversible: “La verdadera preocupación es que estos elementos de inflexión puedan actuar como una fila de fichas de dominó. Una vez que uno es empujado, lleva a la Tierra hacia otro. Puede ser muy difícil o imposible detener toda la fila de fichas de dominó”, añade Steffen.

Antropoceno

Debido a las condiciones a las que estamos sometiendo a nuestro planeta, muchos científicos sostienen que actualmente nos encontramos en una nueva era geológica a la que identifican como Antropoceno, y en la que el efecto devastador de la actividad humana influye directamente en el futuro de su habitabilidad.

Por este motivo, evitar alcanzar un escenario como el de Tierra invernadero requiere no solo de una actuación directa del ser humano, sino además que se produzca un cambio extremo en sus acciones contaminantes, las cuales fomentan a gran escala los procesos de retroalimentación. “El clima y otros cambios globales nos muestran que los humanos estamos impactando el sistema de la Tierra a nivel global. Esto significa que nosotros, como comunidad global, también podemos gestionar nuestra relación con el sistema para influir en las futuras condiciones planetarias”, concluye la coautora, Katherine Richardson, del Centro de Macroecología, Evolución y Clima de la Universidad de Copenhague.