Menú Buscar
Pies de un niño recién nacido / PIXABAY

Tiantian, el bebe nacido cuatro años después de la muerte de sus padres

Los abuelos de Tiantian emprendieron una batalla legal para conseguir que los embriones de sus padres, fallecidos en un accidente, fueran implantados en un vientre de alquiler

3 min

¿Puede un niño nacer años después del fallecimiento de sus padres? Sí, Tiantian es un buen ejemplo de ello. La historia de este bebé chino, que el pasado 18 de marzo cumplió cien días de vida, ha dado la vuelta al mundo. Sus padres son Shen Jie y Liu Xi, un matrimonio que murió después de un accidente de tráfico en marzo de 2013. La pareja se estaba sometiendo a un proceso de fecundación in vitro y justo cinco días después del percance estaba previsto que le fueran implantados a la mujer los cuatro embriones que se habían obtenido tras el tratamiento.

Sin embargo, el fallecimiento de ambos canceló los planes y los óvulos fertilizados fueron congelados a la espera de que se decidiera qué hacer con ellos. Fueron los cuatro abuelos de Tiantian los que iniciaron un largo proceso judicial para conseguir una autorización para utilizar los embriones y que fueran implantados en un vientre de alquiler. Esto es, una gestación subrogada, procedimiento que es ilegal en China (también en España).

En busca de una mujer para gestar a Tiantian

Medios locales informan de que los abuelos optaron por buscar un país en el que la gestación subrogada fuera legal y en enero de 2017, con la ayuda de una agencia, encontraron a una mujer de Laos interesada en prestar su vientre. Los médicos implantaron los dos embriones de más calidad en ella (aún quedan dos congelados), pero sólo uno se desarrolló. Fue así como el pasado 9 de diciembre, cuatro años después de la muerte de Shen Jie y Liu Xi, nació Tiantian, que significa ‘dulzura’ en chino.

Embriones en una fecundación in vitro / PIXABAY

Embriones en una fecundación in vitro

Aunque habían superado todos los escollos legales, a los abuelos les quedaba todavía un deseo más: que su nieto tuviera la nacionalidad china como sus padres biológicos, por lo que la madre de alquiler se trasladó a una clínica privada de la provincia de Guangdong cuando el embarazo ya estaba en un estado avanzado.

El nacimiento de Tiantian ha sido una bendición para estas dos familias marcadas por la tragedia hace cuatro años. El bebé se criará con los abuelos maternos, aunque sus abuelos paternos también estarán cerca. "Tiantian siempre está sonriendo. Sus ojos son como los de mi hija, pero en general se parece más a su padre", declaró a los medios locales la abuela materna. Mientras que la abuela paterna reveló que por el momento le ocultarán la verdad sobre sus progenitores: "Hasta que el niño sea mayor le diremos que sus padres tuvieron que abandonar el país".