Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un Scrabble con palabras relacionadas con el coronavirus / CG

Las teorías y 'fake news' más extrañas sobre el coronavirus

Una recopilación de las explicaciones a la pandemia desde el punto de vista de negacionistas, antimascarillas o políticos como Donald Trump

10 min

Desde que se conoció el primer caso de coronavirus en China, son muchas las teorías y fake news relacionadas con la pandemia. Algunas de ellas, incluso, han sido promovidas por líderes políticos o gente de reconocido prestigio que han causado auténticos revuelos.

La falta de información ante una nueva enfermedad y la carrera política para encontrar una cura han influido, y mucho, en la opinión de la gente. Y, como siempre, internet ha agravado la situación. A falta de respuestas, muchos han optado por inventárselas o incluso llegar a sus propias conclusiones.

El coronavirus se creó en un laboratorio de Wuhan

China tiene un avanzado y novedoso laboratorio de virología de nivel 4 --un grado por encima de los que guardan los virus más contagiosos-- y en la ciudad de Wuhan --epicentro de la pandemia-- se encuentra un laboratorio de virología específicamente dedicado a estudiar la evolución de los coronavirus en murciélagos.

Por todo ello, la gente no tardó mucho tiempo en atar cabos y crear la teoría conspirativa que asoció la inauguración del nuevo laboratorio con la aparición del virus en el mundo. Los expertos no tardaron mucho en demostrar que la cepa del Sars-CoV-2 no tiene relación alguna con las muestras de Wuhan, pero eso no importó mucho a gente como, por ejemplo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Los Estados introdujeron el virus en China

Al igual que Trump culpó, y sigue culpando, a China​, el país asiático se la devolvió al acusar a los soldados del ejército estadounidense de “importar el virus” a su territorio durante los Juegos Mundiales Militares 2019, que se celebraron en la ciudad de Wuhan.

Todo comenzó con las declaraciones de Zhao Lijian, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China. A través de su cuenta en Twitter, este acusó a los militares estadounidenses de ser los portadores originales del Covid-19 y exigió transparencia en los datos de los EEUU. 

El coronavirus es un arma biológica

Algunos conspiradores aseguran que el coronavirus es una enfermedad intencionada. Una teoría a la que también se unió Donald Trump, quien volvió a acusar a China de crear el Covid-19 como arma biológica. Un planteamiento que se ha arraigado con fuerza en Estados Unidos.

Según estas teorías, ha sido creado para perjudicar el comercio y estabilidad de las primeras potencias mundiales --con EEUU como blanco principal-- para que China pudiera tomar la delantera económica. Algo que se refuerza ahora al ver que la pandemia ha afectado a muchos países mientras el gigante asiático parece haber salido ileso.

El plan maestro de Bill Gates

Bill Gates fue uno de los primeros en pronunciarse sobre una futura pandemia mundial que nos pillaría por sorpresa, igual que ha sucedido con el coronavirus. El movimiento antivacunas relacionó las palabras del creador de Microsoft, una reflexión que hizo en 2015 sobre el ébola, para acusarlo de conocer de antemano la existencia del Covid-19.

Gates se involucró de lleno en la pandemia, y llegó a contratar diferentes laboratorios y proyectos para financiar la búsqueda de un remedio contra el virus. Otra teoría, también creada por el movimiento antivacunas, aseguraba que el magnate quería incorporar microchips en las vacunas que estaba fabricando para controlar al mundo gracias al 5G.

Esto es culpa de las redes 5G

Sí, el 5G tiene su propia teoría. Hay quienes aseguran que la implementación de redes 5G en todo el mundo son los verdaderos causantes de la enfermedad. De hecho, no tiene explicación lógica alguna, pero al coincidir la llegada de la pandemia con la mejora de la red... ataron cabos.

Los que defienden esta explicación aseguran que las ondas electromagnéticas del 5G afectan al organismo y empeoran las defensas humanas. Es decir, estamos peor porque el 5G existe. Y no solo eso, hay algunos que apuntan a que la instalación de estas redes ha sido el mecanismo de propagación del virus. Una afirmación que tuvo que ser desmentida por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Es obra del 'Deep State'

El Deep State es la creencia de que en los Estados Unidos existe una élite secreta que controla todo lo que sucede en el país, incluso quién vivirá en la Casa Blanca. En este caso concreto, se ha atacado directamente al Dr. Anthony Fauci, el jefe las acciones de respuesta ante la pandemia.

Los conspiranoicos creen que el médico forma parte del Deep State y que todo se trata de un plan para sabotear la candidatura de Trump para las elecciones de este 2020. La propia cara de incredulidad de Fauci cuando se le mencionó esta creencia respondió a las acusaciones.

Los virus no existen

Se ha llegado a decir que los virus en realidad no existen. Se comenta que estos también se utilizan como “mecanismos de control” para mantener en orden a la población.

Una visita incluso breve a cualquier fuente científica puede desmentir esto inmediatamente. El problema está en aquellos que, a pesar de las evidencias, se niegan a creer pensando que hay más allá o una “intención oculta” tras las declaraciones de la comunidad científica.

Un plan de las farmacéuticas

Como no podía ser de otra forma, las farmacéuticas tienen la culpa para una gran parte de la sociedad mundial. Hay quienes ven en estas compañías el mal personificado, que se enriquecen a base de crear enfermedades y sacar tratamientos y vacunas para curarse. Una idea muy aplaudida, como no, en el movimiento antivacunas.

En este caso, se habla de que el mundo de la farmacéutica podría estar tras la pandemia como una estrategia para vender más medicamentos a precios exorbitantes. Muchos son los que venden tratamientos alternativos que aseguran que curan el coronavirus y dar esquinazo a las grandes farmacéuticas.

La culpa es de los OMG

Como la imaginación no tiene límites, también hay quienes piensan en la posibilidad de que el verdadero origen del Covid-19 son los Organismos Modificados Genéticamente (OMG). Estas personas afirman que los alimentos transgénicos pueden causar desequilibrios en el ambiente que generen respuestas como la creación de este tipo de virus.

Incluso en marzo de este año, el italiano Francesco Billota escribió un artículo para Il Manifesto en el que detallaba esta teoría. Por si fuera poco, los OMG podrían ser la respuesta que nos salve de la pandemia, dado que una vacuna eficiente podría tener versiones modificadas del virus SARS-CoV-2 que ayuden al organismo a hacer frente a los invasores.

Inflan las tasas de mortalidad

Esta teoría la creó una doctora llamada Annie Bukacek. Esta sanitaria es una activista de extrema derecha antiaborto y antivacunación que subió un vídeo a Youtube en el que afirmó que se estaban "manipulando" los certificados de defunción por coronavirus para inflar las tasas de mortalidad.

El único objetivo que tiene defender teorías de este calibre es el intentar hacer creer a la población de que el virus no es tan mortal y, por tanto, se puede mantener la vida de siempre. De este modo, se puede mantener la actividad económica y productiva del país. La preocupante realidad es que, probablemente, la tasa de mortalidad es mucho más alta de lo que se dice y cree. 

El coronavirus no existe

No son muchos, pero existe gente que afirma que el coronavirus es una invención de los gobiernos para controlar a la sociedad y "quitarnos nuestras libertades". Aseguran que todos los países se pusieron de acuerdo para montar este montaje pensado para las élites.

Una tendencia que, cada día más, es desmentida por los propios defensores. Al no creer en el Covid-19, no cumplen las recomendaciones sanitarias y muchos de ellos acaban infectados. No se daría tampoco el primer caso de muerte en uno de estos conspiranoicos.