Menú Buscar
Una piscina privada que se podría alquilar en Swimmy / PIXABAY

Swimmy, la ‘app’ que permite el alquiler de piscinas entre particulares

Esta aplicación actúa como nexo de unión entre propietarios de estas instalaciones privadas y clientes que quieran darse un chapuzón

Carlos Zapatero
3 min

El pasado mes de julio, con el mercurio del termómetro al alza, irrumpió en nuestro país una de las apps más originales que se han presentado en los últimos años. Replicando el negocio ya existente en el ámbito del alojamiento turístico, Swimmy se presenta en el mercado con el objetivo de actuar como nexo de unión entre personas que tienen piscina en su casa y desean obtener una rentabilidad y clientes potenciales que buscan un lugar en el que liberarse de las altas temperaturas.

La empresa es de origen francés y cuenta con un total de 20.000 usuarios en el país vecino. Su funcionamiento, además, es muy sencillo. Como propietarios, lo único que tenemos que hacer es publicar una fotografía de la piscina y los servicios que se ofrecen --toallas, duchas, bar...--, todo de carácter opcional. Como clientes, nuestra misión es encontrar la piscina que mejor se adapte a nuestras necesidades. 

Desde piscinas económicas a lujosas

Pese a que no existe una tarifa unificada para todas las piscinas, la mayoría de ellas cuentan con un precio que se sitúa en torno a los 15 y 20 euros. Aunque todo depende de las características del espacio, así como de los servicios que, como dueños, se pongan a disposición de los potenciales compradores. Algunas de las piscinas más lujosas que podemos encontrar en la aplicación alcanzan los 100 euros al día.

Durante el tiempo que la tengamos reservada, seremos los únicos que tendremos acceso a la misma. Además, en la propia aplicación podremos obtener información acerca de si los dueños van a estar presentes en la vivienda o no. 

Tres ciudades españolas

Pese a los pocos meses de vida con los que cuenta la aplicación, actualmente está disponible para un total de tres ciudades españolas: Barcelona, Madrid y Sevilla. Sin embargo, a nivel internacional su presencia es mucho más fuerte. Además de Francia, también ha alcanzado el éxito en países como Estados Unidos y Canadá. 

De esta manera, Swimmy pretende tener una mayor presencia en el que es considerado el segundo mayor mercado de Europa en número de piscinas privadas.