Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Uno de los violines Stradivarius / WIKIMEDIA

¿Por qué el sonido de los violines Stradivarius es tan especial?

Científicos taiwaneses han llegado a la conclusión de que el sonido de estos instrumentos triunfa porque imita la voz humana

2 min

En el mundo de la música, los violines Stradivarius son considerados los mejores del mundo. Creados por los artesanos italianos Andrea Amati y Antonio Stradivari, los violines Stradivarius cuentan con toda una leyenda a su alrededor. ¿Por qué su sonido es tan especial? Es algo que mucha gente ha tratado de averiguar sin éxito, pero ahora científicos de Taiwán creen haber dado con la respuesta.

Utilizando un software que normalmente sirve para analizar el habla, han descubierto que los violines Stradivarius imitan aspectos de la voz humana, característica que se suma a la excepcional calidad musical de los mismos.

El experimento

Los investigadores grabaron a un violinista profesional tocando quince instrumentos diferentes fabricados por Amati y Stradivari y compararon las señales acústicas con las de 16 vocalistas hombres y mujeres, que fueron grabados mientras cantaban sonidos vocálicos en inglés.

El resultado es que los violines Stradivarius producían formantes (tonos armónicos que corresponden a las resonancias en el tracto vocal) similares a los de los humanos. Más concretamente, los violines Amati produjeron formantes parecidos a los de los cantantes bajos y barítonos, mientras que los violines Stradivarius crearon formantes de mayor frecuencia, similares a los de los tenores y los contraltos.

Una similitud intencionada

Hwan-Ching Tai, autor del estudio en la Universidad Nacional de Taiwán, explicó que el sonido de los violines Stradivari frecuentemente es descrito con las palabas "luminoso" y "brillante", cualidades que podrían ser encuadradas dentro de un tono de alta frecuencia que haría que los instrumentos sonaran parecidos a voces femeninas.

Tai cree que esta similitud entre los violines Stradivarius y las voces humanas no es casualidad: "Los primeros violines no sólo eran un instrumento, sino un acompañamiento para canciones y bailes. Es posible que Andrea Amati quisiera construir un instrumento de cuerda que imitara las voces humanas para que combinara bien con esa música".