Menú Buscar
Huesos analizados por los científicos para determinar la presencia de vasos sanguíneos / NATURE METABOLISM

Científicos hallan un sistema circulatorio dentro de los huesos

Los vasos capilares desconocidos cruzan desde la superficie ósea hasta su cavidad interna

3 min

Un equipo de investigación de la Universidad de Duisburg-Essen, en Alemania, acaba de revelar una noticia de máximo interés para la anatomía. Se trata de la existencia de un complejo sistema circulatorio en el interior de los huesos, algo que hasta ahora era completamente desconocido.

Tradicionalmente se sabía de la existencia de vasos o canales sanguíneos a los extremos óseos, pero eso no daba explicación a la rapidez de las respuestas inmunitarias, algo que gracias a este descubrimiento podría empezar a esclarecerse. Según los científicos, los vasos capilares desconocidos cruzan desde la superficie de los huesos hasta su cavidad interna, y son capaces de aportar nueva información sobre enfermedades óseas, como la osteoporosis y las condiciones que afectan al sistema inmunológico.

¿Cómo se produjo el descubrimiento?

El hallazgo de los vasos sanguíneos desconocidos se produjo primero en ratones. Para ello, los investigadores usaron un compuesto químico gracias al que la tibia de estos animales se volvía transparente. Al emplear esta técnica, el equipo consiguió observar la existencia de cientos de vasos sanguíneos en la capa exterior del hueso, una comprobación que posteriormente pudo extrapolar y confirmar en huesos humanos.

La red de capilares sanguíneos descubierta ha recibido el nombre de vasos-transcorticales (TCV, por sus siglas en inglés) y, según los cálculos de los científicos, por ella circula el 80% de la sangre arterial y el 50% de la venosa. Otra sorprendente aplicación de esta red es que permite conducir la migración de células inmunes, lo que proporciona un atajo entre la médula ósea y los lugares en los que ocurre una inflamación. Sin embargo, los investigadores han reconocido que se necesitan más trabajo para confirmar la función exacta de la red sanguínea ósea y no esconden su sorpresa por el resultado conseguido y las futuras implicaciones médicas que esperan tener gracias a este descubrimiento.