Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
'Por trece razones', una de las series que se ha alargado demasiado / NETFLIX

Series que se alargaron por el éxito... y no se acabaron a tiempo

Hay títulos que quisieron mantener la inercia exitosa y terminaron ofreciendo tramas sin interés y finales inexplicables

Carlos Losada
8 min

No cabe duda de que estamos viviendo la edad de oro de las series de TV, llegando a superar en popularidad a las películas, y más ahora que el cine se encuentra contra las cuerdas por las restricciones de las salas.

Eso provoca que los productores busquen constantemente el éxito en la pequeña pantalla. A veces lo consiguen y, claro está, si este ha sido muy grande, lo conveniente es seguir estirando el chicle para responder a las necesidades de los espectadores (al tiempo que se llenan las arcas).

¿Por qué seguir?

El resultado es que, en ocasiones, hay series que se alargan sin ningún tipo de criterio, tratando de sacar jugo a una idea o a una trama que ya no da más de sí.

Por otro lado, están aquellas series que comienzan pensando en que habrá más de una temporada --asumiendo el riesgo de que eso no ocurra y dejar en la estacada a los pocos seguidores que hayan cosechado-- y que terminan diluyéndose con el paso del tiempo pues no consiguen cerrarla. Pero para mostrarlo, mejor acercarse a unos cuantos ejemplos.

‘Prison Break’

Nada menos que cinco temporadas y 90 episodios de una serie que fue decayendo según pasaba el tiempo. Y no es de extrañar, puesto que la historia era que un hombre entraba en la cárcel para ayudar escapar a su hermano antes de que fuera ejecutado.

Y claro, una vez que consiguen fugarse, ¿qué sentido tenía alargar la trama? Ninguno, pero el éxito fue tal, que no podían dejar de utilizar unos personajes a priori tan interesantes.

prison break
Prison Break / FOX

‘Héroes’

Salva a la animadora y salvarás al mundo”. Con frases como esa y un grupo de personas que descubren que tienen poderes, Héroes destacó durante una temporada… y media. Sin embargo, hubo cuatro y 77 episodios.

El resultado fue que la calidad cayó en picado a la misma velocidad que las audiencias, que se terminaron por cansar de una trama que cada vez se hacía más improbable y menos interesante.

‘Homeland’

Una de las series más aclamadas de la última década también entró en una espiral algo caótica, llevando las tramas a otros terrenos y alargando un producto que debió finalizar mucho antes.

El éxito y unos espectadores fieles provocaron que incluso después de la muerte de un personaje clave, no dejaran derrumbarse el castillo de naipes y le dieran un final digno a Homeland.

‘Twin Peaks’

Antes de esta edad de oro hubo una serie que supuso un antes y un después en este tipo de producciones. Todo el mundo se preguntaba quién había matado a Laura Palmer.

David Lynch no estaba por la labor de descubrirlo pronto, pero los productores querían que se desvelara el nombre para enganchar a la audiencia tanto como en la primera temporada. Al final Lynch perdió interés y con ello la serie comenzó a transitar por terrenos pantanosos, casi irrisorios.

Twin Peaks
Twin Peaks / ABC

‘Dexter’

El psicópata asesino más adorable de todos los tiempos deleitó a propios y extraños durante las primeras cuatro temporadas, alcanzando unas cotas de calidad que después tiró por la borda.

Porque en las siguientes cuatro temporadas perdió todo el interés que solía generar, dando como resultado una serie plana y poco lúcida.

‘Modern Family’

La que durante unos años fue una de las series favoritas de público y crítica, capaz de mostrar la realidad cotidiana de diferentes tipos de familia con un humor exquisito, ha terminado por hacerse eterna.

Nada menos que 13 temporadas en las que el hastío comenzó a hacer mella en las situaciones, los personajes y en unos actores que ya parecían aburridos de interpretar a los mismos caracteres.

‘Anatomía de Grey’

Algo similar se puede decir de uno de esos títulos que nadie decía que estaba enganchado pero que cada vez contaba con más fans acérrimos de las situaciones que se producían en cada capítulo.

Pero claro, tras 17 temporadas y por muy buenos guionistas que se tengan, resulta cuanto menos complicado mostrar interés por lo que ocurre en el Seattle Grace Hospital, donde solo quedaban tres personajes que comenzaron la serie, entre ellos el de Meredith Grey, interpretado por Ellen Pompeo.

‘The Walking Dead’

Aunque cuenta con una legión de fieles que podrían ver decenas de temporadas, lo cierto es que The Walking Dead fue perdiendo interés mediático conforme pasaban las temporadas.

Y eso que algunas de ellas eran mejor que la segunda o la tercera. Sin embargo, todo parece indicar que la undécima, que supone el final, ya era necesaria, dado que parece un producto del que ya poco se puede exprimir.

Imagen de "The Walking Dead" / FOX
Imagen de "The Walking Dead" / FOX

‘Por trece razones’

Después del éxito de la primera temporada, que bien podría haber sido la única, Netflix se dio cuenta de que tenían un filón y siguió con la historia que había llevado a una adolescente al suicidio.

Al igual que ocurría con Prison Break, en el momento en que la razón de ser de la serie llegó a su fin, ¿por qué seguir alargando una trama hacia territorios que no merecía la pena visitar?

Otras series que provocan dudas

Además de las anteriores, hay series de indudable calidad que siguen estrenando temporadas y, con ello, perdiendo parte de su credibilidad. Es el caso de las idas y venidas en El cuento de la criada (¿era necesario tanto embrollo?), del protagonismo insulso de algunos de los hijos de Ragnar en Vikingos o de llamar True Detective a un nuevo caso con protagonistas diferentes y mucha menos calidad.

También cabe preguntarse ¿por qué una segunda temporada de Big Little Lies cuando la primera fue tan buena y tuvo un final tan acertado? o ¿hasta cuando los monstruos del otro lado van a atormentar a los habitantes de Hawkins en Stranger Things? La respuesta se encuentra en la audiencia...