Menú Buscar
Sensor de nanomalla para monitorizar las células del corazón / EUROPA PRESS

Crean un sensor ultrasuave para monitorizar las células del corazón

El dispositivo sería clave para abrir el camino a futuros dispositivos médicos integrados a través de métodos menos intrusivos

3 min

Una colaboración entre la Universidad de Tokio, la Universidad Médica de Mujeres de Tokio y RIKEN en Japón acaba de crear un nuevo dispositivo electrónico capaz de monitorizar las células cardiacas sin afectar a su comportamiento. La importancia de este sistema se basa en que su utilización sería de gran ayuda para estudiar otras células y órganos en el futuro mediante métodos menos intrusivos, y en que allanaría el camino hacia futuros dispositivos integrados en el ámbito de la medicina celular.

Para ello, el equipo científico produjo un sensor blando de nanomalla que se expuso mediante contacto directo al tejido de este tipo de células, un proceso gracias al cual fue posible estudiar su comportamiento a medida que el corazón latía. “Nuestro sensor de nanomalla permite a los investigadores estudiar los cardiomiocitos y otros cultivos celulares de una manera más fiel a cómo están en la naturaleza. La clave es usar el sensor junto con un sustrato flexible, o base, para que las células crezcan”, ha comentado Sunghoon Lee, investigador de la Universidad de Tokio.

Un dispositivo ligero y flexible

Durante el proceso de la investigación, el grupo de científicos prestó especial atención en el desarrollo de un dispositivo flexible y ligero que permitiera la monitorización de una manera óptima y, sobre todo, que no fuera intrusiva. Para ello, se seleccionó un cultivo de células del corazón donde se colocó el sensor de nanomalla, una intervención que requiere de una extrema precaución

“El sensor de malla fina es difícil de colocar a la perfección. Las hebras de poliuretano que subyacen en todo el sensor de malla son diez veces más delgadas que un cabello humano. Hizo falta mucha práctica y llevó mi paciencia al límite, pero finalmente hice algunos prototipos funcionales”, apuntó Lee.

Un tejido ultrafino

En concreto, el sensor está formado mediante un proceso llamado electro-hilado, en el que se concentran hilos de poliuretano ultrafino en una hoja plana, similar a lo que ocurre en una tela de araña, que se refuerza con parileno, un tipo de plástico, para fortalecer su estructura.