Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sandra Bellver, enfermera en el Hospital de Bellvitge / CG

Sandra Bellver, la jugadora de pádel que 'golpea' al coronavirus en el Hospital de Bellvitge

La número 58 en el ranking del World Padel Tour y también enfermera cuenta su visión de la pandemia desde dos mundos muy opuestos

6 min

Sandra Bellver Fructuoso es una joven de 29 años con una doble vida profesional. Por un lado, disfruta de su "pasión" como jugadora profesional de pádel, ocupando actualmente el número 58 en el ranking del World Pádel Tour (WPT). Pero dedicarse al deporte no es fácil, ni barato, por lo que tiene que combinarlo con su "vocación": la enfermería.

Sandra ejerce como enfermera de cirugía en el Hospital de Bellvitge, donde se ha reconvertido completamente durante la pandemia del coronavirus. Con el circuito profesional de pádel cancelado por la situación sanitaria, la joven se situó en la primera línea del Covid-19, donde golpeó la situación con su "gen competitivo": "Me gusta ayudar a la gente dando el 100% de mí".

"Soy enfermera por vocación"

La primera vez que Sandra supo que quería ser enfermera, fue antes de la selectividad. Ingresada en un hospital, se fijó en la función de esos sanitarios que hicieron su estancia más cómoda, sintiendo incluso empatía y cariño. Unos sentimientos que la motivaron a estudiar la carrera: "Yo quiero hacer esto", pensó en ese momento.

Sin embargo, ocho años después de pisar por primera vez un hospital como sanitaria, el coronavirus ha impactado de lleno en su vida, impidiéndole ser el tipo de enfermera con la que soñaba: "En plena pandemia, me pusieron con los pacientes semicríticos por Covid-19. Los protocolos se readaptaron a la situación, y lo peor de todo es el trato con la familia".

Sandra Bellver trabaja como enfermera en el Hospital de Bellvitge / CG
Sandra Bellver trabaja como enfermera en el Hospital de Bellvitge / CG

Misma situación que en marzo

Sin poder ayudar a la gente como ella quería hacer, Sandra sigue al pie del cañón en esta tercera ola. El Hospital de Bellvitge se ha preparado bien un año después de la llegada del coronavirus, pero la uci está "al mismo nivel de ocupación que entonces". Además, la segunda vacunación a los sanitarios está provocando efectos secundarios, con lo que la "falta de personal" que sufren aún se ha exagerado más.

 

 

Recopilación de entrenamientos y entrevistas de Sandra Bellver / CLUB TENIS ANDRÉS GIMENO

A pesar de sentirse "realizada" con su trabajo, a día de hoy se pregunta dónde están esas personas que, durante el encierro obligatorio, salían cada día a las ocho de la tarde a sus balcones para aplaudir su labor: "Sabíamos que duraría poco. La gente ha perdido el miedo al coronavirus, y ya no recuerda los problemas que se vieron con nuestra Sanidad...".

Un año sin poder competir

La enfermería es una profesión en la que "cada día ves algo distinto", y también te permite cierta libertad para poder hacer otras cosas. Un tiempo que Sandra invierte en entrenar y competir profesionalmente al pádel. Hace apenas cuatro años que descubrió este deporte, aunque se ha pasado media vida jugando a tenis. "Se me da bien", reconoce la enfermera, que también admite que su "gen competitivo" la ha llevado hasta donde está.

Su intención es vivir del pádel, aunque la pandemia le ha aplazado el sueño. Los patrocinadores se acercan, pero los torneos no: "Hasta ahora teníamos dos torneos mensuales, pero en todo el año pasado solo hicimos uno, en julio. Queda un mes para empezar de nuevo la temporada, y esperemos que la situación epidemiológica no empeore para poder competir lo máximo que se pueda".

La jugadora de pádel profesional, Sandra Bellver, durante un entrenamiento / CG
La jugadora de pádel profesional, Sandra Bellver, durante un entrenamiento / CG

Lamenta la incertidumbre

El WPT no pudo desarrollarse con normalidad debido a las restricciones por el coronavirus. Unas medidas que, según Sandra Bellver, "se podían haber hecho mejor, pero también peor". Y es que la enfermera, que vive y observa la vida desde los dos lados, admite que establecer protocolos "es muy difícil", porque "el virus se contagia muy rápido y es muy virulento". Pero como todos los mortales, hay cosas que no entiende.

Su padre se ha dedicado toda la vida a la hostelería, y a la número 58 del WPT le sabe "muy mal cómo esta todo. Pero que en Alemania esté todo cerrado, en Cataluña en tono intermedio y en Madrid hagan lo que quieran, es una situación que no entiendo. El Covid-19 se contagia más de día que de noche, los protocolos son necesarios... pero no tienen que ser blanco o negro: pueden haber grises", zanja Sandra Bellver.