Menú Buscar
Así es como las televisiones del salón se convierten en salas virtuales de cine / UNSPLASH - PINHO

Salas virtuales de cine: una opción para descubrir estrenos desde el salón

La iniciativa lanzada por una empresa cineasta permite cumplir el calendario de estrenos

Juan Antonio Marín
5 min

Si hay algo que está privando, fuertemente, el confinamiento son los planes de ocio. Uno de los más comunes era el de ir al cine a disfrutar a de los recientes estrenos de este 2020. Desde que las taquillas y las salas se cerraron, de forma indefinida, la gran pantalla ha quedado reducida a las principales plataformas de streaming con Netflix o HBO. Ahora con la nueva iniciativa de A Contracorriente Films las nuevas entregas llegarán a todos los hogares.

No hará falta moverse del salón de casa para disfrutar de las últimas entregas que se iban a proyectar en los cines de las principales ciudades. La conocida compañía ha creado esta modalidad dejando la puerta abierta a productoras, editoras y firmas de la industria que quieran unirse para que el cine no pare durante la época de cuarentena. En principio estas salas virtuales solo estrenarán películas extranjeras.

Sin butacas, pero con estrenos

Esta nueva idea de la productora A Contracorriente cumple con otra función vital. Y es que con la llegada del coronavirus muchos estrenos no han llegado a producirse, por lo que hay una larga cola y pocas fechas en el calendario. Como la reapertura de los cines representa, a día de hoy, una gran incógnita, esta nueva plataforma permite ir sacando varias de las nuevas creaciones que tenían previsto ver la luz en estos meses.

Para poder disfrutar de las inminentes entregas el espectador tendrá que seguir una serie de pasos. El primero de todos será acceder a los diversos canales que se ponen a disposición para llevar a cabo la emisión de los estrenos. El acceso a estas salas virtuales conllevará un importe de 6,95 euros. Con un precio que se acerca al de los cines convencionales se da el salto a esta nueva dimensión cineasta, no experimentada anteriormente.

Con la mayor normalidad posible

El pasado viernes 17 se produjo uno de los estrenos más esperados de este mes de abril. Aunque su ubicación original debía ser las salas de cine, esta iniciativa de A Contracorriente Films permitió que muchos de los espectadores que ansiaban su salida pudieran verla desde el salón desde su casa. Esta creación cinematográfica se corresponde con Los profesores de Saint-Denis, con Mehdi Idir y Grand Corps Malade a la cabeza del proyecto.

Algunas de las principales plataformas de streaming, del momento, cogieron la alternativa y emitieron el estreno de esta nueva película que debería estar en las principales salas del país. Movistar + fue una de las encargadas de programar esta creación poniendo de manifiesto la alternativa de salas virtuales de cine, la única manera de poder seguir disfrutando estrenos en el mundo de la gran pantalla.

Esto es cosa de todos

Una de las grandes ventajas de la idea de la distribuidora catalana es la libertad de actuación dentro de la iniciativa. Invitar a todas las compañías a unirse a esta nueva forma de desatascar la industria representa un fuerte lazo para el universo del cine en estos momentos de incertidumbre. Incertidumbre porque no se sabe si el estreno de varios filmes tendrán que retrasarse hasta después de verano.

A pesar de dejar la puerta abierta, el reciente proyecto de esta empresa posee unos cuantos miembros asociados encargados de reforzar esta idea de vanguardia. Aunque en principio solo se podrían emitir las películas cuyos derechos posee A Contracorriente Films, este catálogo podría expandirse con la entrada de nuevos colaboradores que agrandaran aún más el catálogo ya disponible. Ya son varias las compañías independientes que están llegando a este tipo de acuerdos.

Fundamental para estos tiempos

Este nuevo escenario, en el mundo del cine, vuelve a poner de manifiesto la importancia de las vías streaming en la actualidad. Los canales con este tipo de emisión representan una baza muy importante en el ámbito del entretenimiento. También sirven como principal apoyo cuando la industria del cine se ve un poco agobiada por este tipo de circunstancias extraordinarias.

La cuarentena está provocando que el consumo de filmografías, a través de estas vías, se dispare. La imposibilidad de pisar la calle, unido al gran peso que  posee esta actividad en el entretenimiento, ha terminado por consolidar esta nueva forma de pasar el tiempo.