Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Antonov 225 /EP

Los rusos destruyen el avión más grande del mundo en Ucrania

El ministro de Exteriores ucraniano confirma el ataque al Antonov 225 y señala que ha sido "altamente dañado"

3 min

Día triste para el mundo de la aviación. Las tropas rusas desplegadas en Ucrania han destruido el único ejemplar del avión más grande del mundo. Se trata del Antonov 225, la aeronave de carga más pesada, que jamás haya surcado los cielos.

Apodado como Mirya, sueño en ucraniano, fue construido en 1988 por la Unión Soviética y en un principio su uso debería estar destinado al transporte de los transbordadores espaciales fabricados, entonces, en la propia URSS. Su configuración hexamotor es decir, de seis motores, lo hacía único, al disponer de tres reactores en cada una de sus dos alas. 

Una configuración de seis motores

 Según ha confirmado el ministro de Exteriores ucraniano, en el momento del ataque, el avión se encontraba en el aeropuerto civil de Gostomel, a escasos kilómetros del centro de Kiev. "Puede que Rusia haya destruido nuestro Mriya, pero jamás podrán destruir nuestro sueño de un Estado fuerte, libre y democrático europeo. ¡Venceremos!", ha afirmado Kuleba.

El Ejecutivo de Zelenski señala, además, que el aparato ha sido calcinado y se estima que se tardará más de cinco años en recuperarlo. Asimismo, cifran el coste de las labores de reconstrucción en 3.000 millones de dólares. Una cuantía que según afirma Yurii Gusev, el director de la empresa estatal de Infraestructuras y Transportes, deberá ser la Federación Rusa quien lo pague.

Historia del Antonov

Tras la disolución de la URSS, en 1991, el modelo pasó a manos de Ucrania, quién heredó también la oficina de diseño que lo construyó. A pesar de unos años de inoperatividad, a inicios de los 2.000 volvería al cielo a raíz de un aumento de la solicitud de cargas superpesadas.  

De hecho, fue a inicios de la primera década cuando se constituyó la empresa Antonov Airlines, una aerolínea de carga especializada en cargas con sede en la base atacada de Hostomel. Un lugar en el que actualmente se le estaban llevando a cabo las labores de mantenimiento pertinentes para retomar la operativa, el pasado 24 de febrero. Las imágenes difundidas por la BBC muestran llamas en el interior del hangar que confirman que el avión ha sido víctima del fuego.