Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Exhumación del cadáver /EP

Resuelto el caso del bebé robado de 'Ahora Caigo'

Carmen Navarro creyó ver a su hija, supuestamente sustraída del hospital en el que nació, en el programa de televisión

3 min

Resuelto el caso del bebé robado de Ahora Caigo. Carmen Navarro creyó ver a su hija supuestamente robada en una de las emisiones del programa de entretenimiento de Antena 3. A finales de enero, la catalana estaba viendo el concurso de televisión cuando se percató que una de las concursantes tenía un enorme parecido con otra de sus hijas.

Tras escuchar su presentación, la mujer empezó a atar cabos. Esa joven que estaba viendo en pantalla podría ser perfectamente la hija que durante todos estos años ha sospechado que le robaron en la antigua clínica infantil Nen Jesús (Barcelona), en 1990. 

Nacimiento de forma prematura 

Por fechas coincidiría perfectamente con la trama de bebés robados que se dio en toda España en las últimas décadas del siglo XX. Unas conjeturas nada ilógicas, ya que algunas asociaciones han calculado que cerca de 300.000 bebés fueron robados entre 1940 y 1990 en España. Carmen dio a luz de forma prematura y durante tres meses estuvo visitando a la recién nacida en la unidad de neonatos.

Sin embargo, un día los médicos le comunicaron que su hija había fallecido. “De repente, sin ninguna enfermedad ni indicio previos, los médicos le comunicaron que la niña había muerto y se la entregaron en un ataúd ya cerrado, sin que en ningún momento viera los restos de la pequeña”, explicó Fernando Osuna, abogado de Navarro.

Proceso de exhumación

Según el letrado, “la concursante del programa era tan parecida a su otra hija que podían ser dos gotas de agua”. Por todo ello, la catalana “estaba convencida de que la engañaron con la muerte del bebé”. Terminada la emisión del espacio, la mujer pidió al centro hospitalario reclamar toda la documentación sobre su caso. En este sentido, se reclamó la partida de defunción y la apertura del nicho.

Finalmente, con la exhumación del cadáver se comprobó que en el interior del ataúd había los restos de un infante. Las muestras de ADN extraídas del cuerpo, realizadas durante el mes de febrero, concluyen que la niña que estaba enterrada sí que era la hija de Carmen. De este modo, se pone fin a un malsueño que durante más de tres décadas ha acompañado a esta catalana que hasta ahora había dudado de lo que realmente ocurrió con su recién nacida.