Menú Buscar
Chasquear dedos / PIXABAY

¿Cuál es el récord de chasquear los dedos?

Este hombre japonés ha conseguido hacerlo 296 veces en un minuto ,protagonizando un nuevo récord

3 min

Chasquear los dedos es una habilidad que divide a las personas: los hay que saben hacerlo con un sonido perfecto y también aquellos que se quedan en el intento. Sin embargo, aunque parezca increíble, está práctica ha conseguido elevarse a la altura de un Récord Guinness y su autor ha dejado impresionado al mundo demostrando una tremenda precisión y rapidez en los chasquidos.

El ganador de este Récord Guinness es un joven universitario de Oxaca llamado Satoyuki Fujimura, quien asegura que aprendió esta destreza de la mano de su madre a los 15 años y que la ha ido perfeccionando con el tiempo hasta convertirse en un auténtico experto en el arte de chasquear los dedos. Fujimura ha logrado nada más y nada menos que chasquear los dedos un total de 296 veces en un minuto, es decir, esta cifra equivale a que el japonés era capaz de producir casi cinco chasquidos por segundo, batiendo un récord innegable con un límite de margen muy amplio frente a su segundo competidor. En concreto, el nuevo récord Guinness ahora registrado supera al anterior poseedor del título, un sueco llamado Jens Gudmansen, que durante ocho años se mantuvo invicto con 278 chasquidos en un minuto.

Récord en un plató de televisión

La hazaña de Fujimura ha podido ser presenciada para el público japonés gracias a la emisión de un programa llamado Tantei! Knightscoop muy famoso en el país. Se trata de una especie de 'detectives' (los presentadores) que siguen las instrucciones demandadas por el público para atraer al plató a personas de gran talento natural o lugares insospechados y curiosos. Todo ello a través de encuestas callejeras, informes locales o experimentos.

Vídeo del momento en el que Fujimura consigue el récord / YOUTUBE

Para Fujimura el reto al llegar a este programa conseguía en superar nada más y nada menos que un total de 278 chasquidos por minuto. Sin embargo, tal y como pudo comprobar el público, la ejecución del japonés fue impecable, hasta conseguir superarlo con 296 chasquidos y entrando de esta forma en el Libro Guinness de los Récords.