Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Galletas fantasmagóricas, una de las recetas típicas de Halloween / Cayla1 EN UNSPLASH

Cuatro recetas terroríficas y divertidas para peques en Halloween

Fáciles de elaborar, suponen una elección perfecta para cocinar con los niños de la casa

Carlos Losada
6 min

Se acerca la noche de Halloween y siempre es un buen momento para disfrutar con los más pequeños haciendo todo tipo de actividades relacionadas con esta celebración “de miedo”. Y una de estas es pasar con ellos un rato cocinando divertidas recetas terroríficas que consigan hacer una jornada inolvidable.

Hay decenas de recetas en las que solo hay que echar un poco de imaginación (si es un poco escabrosa, mejor que mejor) para llenar la mesa de platos decorados para la ocasión. A continuación, se exponen cuatro recetas que pueden conformar el menú de la fantasmagórica noche.

Dedos amputados

Uno de los clásicos de Halloween es elaborar unos cuantos dedos amputados que resulten lo más perturbadores (y deliciosos) posibles. Hay dos opciones para hacerlos. Por una parte se pueden realizar a partir de salchichas de cóctel, es decir, de las que son algo más pequeñas que las habituales. En ellas se deberán hacer incisiones que simulen los pliegues de cada dedo. En cuanto a las uñas, solo hay que cortar trocitos de cebolla, pasarlos por la sartén con un poco de aceite de oliva hasta que luzcan casi transparentes, recortarlos para que parezcan uñas y colocarlos sobre las salchichas. Se les añade un poquito de ketchup a modo de sangre y ya están preparados.

La otra opción también tiene una parte de trabajos manuales en la decoración. En este caso se requieren rebanadas de pan de molde a las que hay que quitar los bordes (si los tuviera) y aplanar. Después se las unta con mantequilla y un poquito de aceite de oliva. Cuando todo está apelmazado, se ponen lonchas de jamón york y se enrollan hasta que no se vea el jamón. Es en ese momento cuando se le da forma de dedo tenebroso. Y para conseguir el efecto de las uñas, solo hay que colocar trocitos de tomate con esa forma.

Dedos amputados / kinwart EN FLICKR
Dedos amputados / kinwart EN FLICKR

Huevos rellenos con arañas

Otra receta muy sencilla de realizar y muy vistosa cuando se sirve son los huevos rellenos con arañas por encima, las cuales pueden ir colocando los niños mientras el adulto realiza la parte más tediosa de la preparación. En primer lugar hay que cocer los huevos hasta que estén “duros”. Se pelan y se cortan por la mitad para extraer la yema.

A continuación, todas las yemas se echan en un bol para triturarlas y mezclarlas con tres cucharadas de mayonesa, una mostaza de Dijon (se puede eliminar si a los pequeños no les gustan los sabores fuertes), una de vinagre y un poco de sal y pimienta. Con esa mezcla se rellenan las claras y a partir de ese instante comienza la labor de decoración. Para eso serán necesarias aceitunas negras que se cortarán en trocitos para poder dibujar con ellas arañas que se verán a la perfección sobre el fondo amarillento.

Hamburguesas de miedo

Una de las recetas más sencillas que hay es preparar una hamburguesa, uno de los platos favoritos de los niños. En este caso solo habrá que colocar una de las rebanadas de pan y sobre ella una hamburguesa de carne o pollo ya hecha.

El toque lo dará la loncha de queso que la cubre. Y es que antes habrá que crear caras terroríficas con ella. Al colocarla sobre la carne caliente, el aspecto será aún más espectacular. En cuanto a la otra rebanada, se sirve aparte para que el comensal la ponga cuanto se vaya a comer el plato.

Galletas fantasmagóricas

Hay todo tipo de galletas para hacer en Halloween, pues se trata de uno de los postres que mejor se pueden elaborar para que den miedo. Es el caso de las que tienen forma de fantasma, que le darán a la mesa un toque fantástico. En este caso se necesita harina (400 gramos), mantequilla (200 g.) azúcar (250 g.), azúcar glas (250 g.), cacao puro en polvo (50 g.), tres huevos (uno de ellos para el glaseado), una cucharada de vainilla, otra de levadura y una pizca de sal.

Para elaborarlas, hay que batir los dos huevos y mezclarlos con la mantequilla, la vainilla y el azúcar. Se tamiza la harina con la levadura y el cacao y se incorpora a la mezcla de los huevos. Cuando todo esté homogéneo, se mete en la nevera. Una vez fría, se coge la mezcla, se amasa y se estira con un rodillo. Y entonces con un molde con forma de fantasma o a mano, se realizan los cortes. Se colocan las galletas sin hacer en una bandeja y se hornea a 180 grados. Mientras el azúcar glas se tamiza con la clara de huevo y se bate. Cuando las galletas estén terminadas, se las cubre de con esta capa y los detalles de ojos y boca se realizan con trocitos de chocolate negro.