Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El efecto 2038 podrá provocar fallos informáticos / Tim Gouw EN PEXELS

¿Qué es el efecto 2038?

En enero de ese año se prevé que numerosos dispositivos electrónicos actuales tengan errores en la fecha

Carlos Losada
5 min

Cualquiera que fuera adulto a finales del siglo XX recordará lo mucho que se habló del efecto 2000 y los posibles desastres que podía ocasionar en los ordenadores de todo el mundo. Aquello pasó y ahora comienza ya a hablarse del efecto 2038.

¿En qué consiste esta nueva amenaza? ¿Se espera un colapso dentro de 17 años? ¿No hay tiempo para evitar que ocurra? La respuesta a todas estas preguntas la encontramos a continuación.

En qué consiste

Se trata de un problema que puede afectar a todos los dispositivos electrónicos que cuentan con un sistema de 32 bits, ya que eso significa que su reloj interno va contando los segundos y cuando llegue a los 4.294.967.296, volverá a cero. Esto implica que, teniendo en cuenta que la mayoría de estos sistemas comienzan a contar desde el 1 de enero de 1970, alcanzarán esa cifra el 19 de enero de 2038.

Para entenderlo un poco mejor… Los sistemas de 32 bits funcionan con 32 dígitos binarios, es decir, con ceros y unos. Y cada uno de los segundos transcurridos ocupa una de esas combinaciones, de manera que cuando se hayan completado todas las posibles (en la fecha apuntada del año 2038), la cuenta volverá a comenzar.

¿Qué ocurrirá entonces?

La respuesta es que todos los sistemas considerarán que la fecha en la que estarán operando será diciembre de 1901, lo que podría trastocar numerosas operaciones y que se formeara un auténtico caos informático.

Esto le sucedería a todos los sistemas de 32 bits, es decir, prácticamente todos los que trabajan con Linux, con Android y con iOS, lo que supone un ingente número de máquinas.

¿Se espera un colapso?

Obviamente, si esto ocurriera el próximo mes, podría ser la causa de numerosos problemas que afectarían a todo tipo de sectores, negocios, empresas, gobiernos… Por lo tanto, sí que podría desatar el caos y provocar cierto colapso, tal y como se preveía en la llegada del año 2000. Sin embargo, aún restan casi 17 años para que eso suceda, con lo que hay tiempo más que suficiente para adoptar las medidas pertinentes.

Y esto responde también la pregunta de si se puede evitar que ocurra. La respuesta es afirmativa, dado que para entonces no solo se puede solucionar el inconveniente, sino que además se prevé que los sistemas de 32 bits ya estén en desuso.

Joven lamentándose por un fallo informático / Andrea Piacquadio EN PEXELS
Joven lamentándose por un fallo informático / Andrea Piacquadio EN PEXELS

Cambio de sistema

No en vano, ya se opta por sistemas de 64 bits en muchos equipos, lo que no multiplica por dos las combinaciones binarias, sino que el crecimiento de estas es exponencial. Por lo tanto, el siguiente año en que podría darse un efecto de estas características llegaría dentro de unos milenios.

Para comprender mejor esto, es posible referirse al momento en que el vídeo del Gangnam Style superó las 2.147.483.647 reproducciones. A partir de esa cifra YouTube no era capaz de seguir contando, lo que llevó a la compañía a migrar el sistema a uno de 64 bits, acabando rápidamente con el problema.

Efecto 2000

Otra de las preguntas que pueden surgir con respecto al efecto 2038 es si las empresas y estamentos deberán realizar inversiones cuantiosas para adecuar sus sistemas tal y como ocurrió con el efecto 2000. En este caso la respuesta tiende a ser negativa por la razón antes esgrimida: no se prevé que para 2038 queden muchos sistemas de 32 bits.

Hay que tener en cuenta que cuando se acometió el efecto 2000 quedaba mucho menos tiempo para que los relojes de los ordenadores confundieran el cambio de fecha y volvieran a 1900 por el simple hecho de que guardaban las fechas con los dos últimos dígitos.

No hubo colapso

Cabe recordar que los años anteriores a 2000 se desató el miedo de que todos los sistemas informáticos cayeran en un caos total. Sin embargo, nada de eso ocurrió. Se hicieron grandes inversiones para paliar el defecto; se dinamizó el sector tecnológico, y se consiguió superar el efecto sin apenas consecuencias.

De esa manera se echaron por tierra múltiples teorías tremendistas, las mismas que pueden aparecer en la actualidad por el efecto 2038, el cual, probablemente, cuando llegue esa fecha ya será solo un rumor del pasado.