Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sala de la rabia Axerum /CG

La primera sala de la rabia de España está en Barcelona

La encontrarás en Axerum, un centro de ocio ubicado en la localidad de Vilanova i la Geltrú, donde además de destrozar miles de cosas podrás hacer diana con una hacha

3 min

La situación de estrés y ansiedad a la que ha hecho frente buena parte de la población en 2020 ha provocado el auge de un negocio hasta ahora nunca visto en España. Se trata de las habitaciones de la rabia, también conocidas como rage room en inglés.

Una forma de ocio que lleva años triunfando en países como Japón, China o Estados Unidos, y que ahora ya puedes encontrar en Vilanova i la Geltrú a tan solo 35 minutos de Barcelona.  

A golpes por la sala

Y es que si hasta ahora pensabas que las únicas técnicas de relajación que te funcionaban eran ir a yoga o darte un buen baño de espuma en la bañera de casa, algo ya poco recomendable de por sí por razones medioambientales y por el gasto que supone, estabas muy equivocado. Lo que verdaderamente se lleva ahora es liberar tensiones a base de golpes. Así, tal cual, y sin remordimientos.

Para ello, tan solo debes encerrarte en una habitación y golpear hasta hacer añicos todo tipo de objetos con la ayuda de una barra metálica y sin ninguna reprimenda. Ordenadores, televisores, vajillas, maniquís, e impresoras forman parte del material que desde el centro de ocio Axerum ponen a tu disposición para que puedas destrozar de forma segura y controlada. Además, siempre tienes la opción de contratar alguno de sus paquetes que oscilan entre los 30 y los 60 euros.

Tiro de hacha

Asimismo nos lo ha contado el propietario del local, un joven de 33 años llamado Albert Soler. Pese a que lo suyo es el tenis de mesa a nivel profesional, este catalán ha mirado más allá de nuestras fronteras para traer las últimas tendencias en ocio del extranjero. En concreto, su centro cuenta con otra de las actividades del momento: el tiro de hacha.

Se trata nada más y nada menos que de coger una hacha y lanzarla a una diana. Parece fácil, ¿verdad? "Pues hacerlo correctamente lleva su tiempo" confiesa Soler. Aunque para confesión sorprendente, la que nos ha hecho sobre el público que les visita: "La mayor parte de los usuarios de la sala de la rabia son mujeres, y no estamos hablando de 55% o 60%, sino de un 80%". ¿Cómo te quedas?