Menú Buscar
Un avión / Free-Photos EN PIXABAY

Cómo evitar que el precio del billete de avión se dispare

Elegir el asiento o facturar el equipaje son gastos extra que pueden subir mucho el presupuesto de un viaje

Noelia Hontoria
6 min

Reservar con suficiente antelación, comparar en buscadores de diferentes aerolíneas o tener algo de flexibilidad en las fechas son algunos de los trucos que todo viajero conoce para evitar que el precio del billete de avión se dispare. Pero, una vez que ya está a punto de pasar por caja, con el itinerario y la fecha elegidos, ¿es posible evitar los sobrecargos que algunas compañías tratan de añadir? Lamentablemente no siempre es así, por eso es interesante conocer estos aspectos para planificar el viaje y que el billete de avión no salga mucho más caro de lo presupuestado.

Aunque, hoy en día, las ofertas de las compañías permiten volar a bajo coste, en ocasiones el tipo de billete que se propone no es compatible con las necesidades del viajero. No todo el mundo necesita los mismos servicios o extras, por eso, también hay que tenerlo en cuenta a la hora de decidir el billete de avión que se va a comprar. Un pasaje, a priori, más barato puede llegar a ser más caro que otro si se necesitan servicios añadidos como facturación o elección de asiento.

Antes de viajar

Si todavía no se ha elegido el itinerario deseado, a la hora de comenzar a buscar ofertas hay algunos trucos para evitar que el precio del billete de avión se dispare. Lo primero y primordial es buscar en un comparador de vuelos. En algunos se permite ver un calendario con las ofertas para decidir si volar un día u otro, además de los precios por aerolínea. Si se tienen varios aeropuertos cerca, tal vez convenga mirar en diferentes aeropuertos de origen o de destino. Por ejemplo, Londres cuenta con cuatro aeropuertos. O, alguien que viva en Granada, tal vez le pueda interesar mirar la salida por el aeropuerto de Málaga si el precio es muchísimo más barato.

La flexibilidad en fechas también es importante para mirar los billetes de avión antes de viajar. Por lo general, volar en fin de semana y a horas centrales del día es más caro. Las tarifas más económicas se pueden encontrar en los primeros y últimos vuelos del día y en períodos laborales. Los puentes y los fines de semana son temporada alta en los aeropuertos y el ahorro respecto a salir un jueves o un viernes, por ejemplo, puede ser muy significativo.

Pasajero sentado en el interior de un avión, si ha elegido asiento ha podido encarecer el precio del billete de avión / Ryan McGuire EN PIXABAY
Pasajero sentado en el interior de un avión / Ryan McGuire EN PIXABAY

Ahorrar en extras

Una vez seleccionados los vuelos deseados, el pasajero tendrá un precio ya marcado. Sin embargo, antes de terminar la reserva (o incluso a posteriori, a la hora de hacer el check in unas horas antes de viajar) puede darse el caso de que la tarifa se encarezca. Si el pasajero tiene la necesidad de facturar equipaje es imprescindible mirar la diferencia de precio entre una aerolínea que lo permita y otra que lo sume como cargo extra. Dentro de una misma aerolínea se suelen ofrecer diferentes tarifas en función de factores como este. Siempre que se pueda, para evitar encarecer el billete de avión, es preferible viajar solo con equipaje de mano.

Otro de los extras más comunes es el de elegir asiento. Pocas compañías permiten, a día de hoy, elegir asiento sin coste extra. En algunas, de hecho, existe una política interna de separar pasajeros de una misma reserva para “forzar” de este modo el pago de dicho extra. Para un vuelo corto tal vez no es imprescindible, pero para un vuelo largo es preferible poder elegir dónde sentarse. Otros de los cargos extraordinarios más habituales son los de transporte de mascotas, seguro de viaje o embarque prioritario.

Gastos en origen y destino

Pero, además del precio del billete en sí, hay otros gastos que son interesantes de calcular antes de presupuestar el viaje. Hay que tener en cuenta cuánto cuesta llegar desde el aeropuerto al punto final. En ciudades como Niza el precio del transporte público es irrelevante, pero en otras ciudades como Londres es bastante más caro.

Para evitar que el precio del billete de avión se dispare si se tienen en cuenta gastos asociados, también es interesante mirar otros gastos en origen. Por ejemplo, elegir un vuelo que sale a las seis de la mañana del aeropuerto de Granada puede ser muy barato, pero no hay opciones de transporte público a esa hora y habría que sumarle el precio del taxi o del párking en el aeropuerto.