Menú Buscar
Plátano, en cuyo interior esconde un ingrediente 'healthy' que casi todo el mundo tira a la basura / UNSPLASH

La parte 'healthy' del plátano que muchos tiran a la basura

La gran cantidad de nutrientes beneficiosos que definen a esta fruta no solo se encuentra en su carne

19.02.2019 12:13 h.
3 min

El plátano es una fruta bastante común en nuestro país. Además de como postre en una comida o como parte de un picoteo sabo a media mañana o tarde, el plátano esconde en su interior un secreto. Porque es posible que mucha gente no sepa que está desechando una de las partes más saludables de este alimento.

Las hebras del plátano (llamadas floema), que habitualmente son quitadas y echadas al contenedor de basura, son las responsables de repartir los nutrientes que hacen que se forme el plátano y contienen gran cantidad de fibra en ellas. 

Fibra soluble

Nerea Rodríguez, wellness expert del hotel Barceló Portinatx, explica que los filamentos del plátano contienen "mucha más cantidad de fibra que el resto del plátano, concretamente un tipo de fibra soluble llamada pectina que refuerza la salud intestinal".

Este componente se une, además, a la gran cantidad de nutrientes con los que cuenta de forma natural este fruto: vitamina B6, calcio, antioxidantes, potasio y magnesio. Estos últimos son los que lo hacen un alimento muy adecuado para los deportistas, ya que "favorecen la función de los músculos y los nervios”.

“El contenido de vitaminas desciende desde la piel hasta el centro de la fruta”

Lo mismo que con las hebras del plátano sucede con el resto de frutas y verduras. Rodríguez señala que cuando se pelan, se tiran nutrientes que sirven para combatir enfermedades y para mantener el cuerpo y la piel con un correcto funcionamiento. En este sentido, indica que se deben aprovechar “las capas y hojas exteriores de estos alimentos para minimizar la pérdida de fibra y vitaminas, y para mantener una flora intestinal y un sistema inmunitario fuertes”.

Al igual que suelen desconocerse los beneficios para la salud de las hebras del plátano, lo mismo sucede con las pieles de otros alimentos. El kiwi, por ejemplo, en cuya piel se encuentra el delta tocoferol (vitamina E). De ahí que lo más recomendable sea lavarlo bien y comérselo sin pelar. También es ideal consumir los plátanos con piel, siempre y cuando sea de producción ecológica, ya que contiene vitaminas del grupo B, fibra, carotenoides y polifenoles antioxidantes. Y en este grupo también se encuadran las berenjenas (su piel contiene un fitonutriente llamado nasunina, un potente antioxidante que ayuda a reparar el daño celular) y las patatas (un buen aporte de fibra y con casi un 20 % de minerales y vitaminas en su piel).

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información