Menú Buscar
Chico, el perro que entró a la comisaría de Odessa a denunciar su desaparición / FACEBOOK

Un perro pierde de vista a sus dueños y se presenta en una comisaría

Chico, como se llama el animal, acudió a denunciar su desaparición, jugó un rato con los agentes y se marchó sin despedirse para volver a su casa

3 min

Chico es un perro de Odessa, en Texas (Estados Unidos), que salió a pasear con sus dueños la mañana del 12 de febrero. Como cada día, el animal disfrutó mucho de su salida. Tanto que se despistó y se perdió. Mientras buscaba el camino de vuelta a casa, Chico vio una comisaría de policía.

El animal, como si lo tuviera aprendido desde pequeño, se presentó a los oficiales de policía y les informó de que se había perdido. Algo que hizo tanta gracia a los agentes que no dudaron en sacarle fotos y colgarlo en las redes sociales. “Pensamos que quería presentarse a un puesto en el departamento K-9 de la policía canina”, escribieron en la publicación de Facebook.

Chico volvió solo a casa

Pero no, Chico no se presentaba para formar parte de la patrulla canina. Y del mismo modo que entró, se dio la vuelta y arrancó a correr camino a casa sin que ninguno de los agentes pudiera seguirle. Eso sí, gracias a la publicación, los dueños pudieron informar a los policías de que ya se encontraba en su casa. 

"Después de una búsqueda agotadora no lo encontramos. Pero nos sentimos aliviados al saber que regresó con seguridad a su casa". El dueño de Chico vio las fotos de su perro en Facebook y llamó a comisaría para explicar que había vuelto a casa sano y salvo. Ocasión que aprovecharon desde la comisaria de Odessa para dejar claro que la presencia de la mascota les había encantado, por lo que "Chico es bienvenido en cualquier momento".

Tristeza entre los agentes de Odessa

La marcha del animal dejó un vacío en la comisaría. Al marcharse corriendo y sin despedirse, los agentes se llevaron un disgusto al no saber de quién se trataba. Teníamos una pelota de tenis y se la lanzamos unas cuantas veces en el vestíbulo. Todos estaban encantados con él", contó el sargento Rusty Martin. 

A pesar del buen rato pasado, los agentes no pasaron por encima que había un perro perdido por las calles. Llamaron a control de animales para que buscara un microchip en la correa del animal, que se había caído mientras jugaba, pero no hizo falta gracias al aviso del dueño. Pero seguro que se vuelven a encontrar, ya que Chico vive apenas a un kilómetro de la comisaría y sabe ir y venir sin problema.