Menú Buscar
Una foto ilustrativa de un perro en un sofá

Un hombre llama a emergencias tras ser disparado por su propio perro

Un ciudadano de Fort Doge, Estados Unidos, necesitó atención médica después de que su perro le disparara fruto de una fatal casualidad

17.05.2018 10:36 h.
3 min

Los responsables de los servicios de emergencia de Fort Dodge, Estados Unidos, creyeron estar siendo víctimas de una broma pesada cuando una llamada por teléfono de una persona que aseguraba haber sido herida de bala por su propio perro. "Mi perro me ha disparado", fue el mensaje que escucharon al otro lado del teléfono. Pero no se trataba de ninguna broma. La situación era real producto de una fatal casualidad que afortunadamente no fue a mayores.

Richard Remme, de 51 años, fue la persona que realizó la llamada el pasado viernes. Este hombre estaba tumbado en el sofá y quiso jugar un rato con su mascota, un perro llamado Balew (cruce entre un pitbull y un labrador). Una inocente acción que pudo acabar en un disgusto.

Disparo fortuito

La efusividad con la que Balew saltó sobre el regazo de su dueño provocó que accidentalmente quitase los seguros de la pistola de 9 milímetros que su dueño llevaba en el cinturón. Y no sólo eso, sino que el arma se disparó. La bala acabó alojada en la pierna de Richard Remme, que acto seguido llamó a los servicios de emergencia, que se desplazaron hacia el domicilio y atendieron a la víctima. Afortunadamente no hubo que lamentar grandes daños y tanto Richard como su mascota ya se están recuperando del susto.

Richard Remme y su perro Balew / RICHARD REMME - TWITTER

Richard Remme y su perro Balew / RICHARD REMME - TWITTER

“Estaba tumbado en el sofá con mi perro y estábamos jugando. Lo estaba tirando sobre mi regazo y saltaba sobre mis piernas. Al parecer, Balew quitó el seguro y posteriormente su pezuña apretó el gatillo de la pistola que llevaba enganchada en la cintura”, explicó Richard al diario local The Messenger. “El arma tenía hasta dos bloqueos de seguridad, pero se las ingenió pero logró desbloquearlos los dos, disparándome a mi pierna. Pero la bala no causó ningún daño importante”.

“Algo que sólo puede ocurrir en Estados Unidos”

Las autoridades han confirmado que Richard Remme contaba con permiso para llevar armas, aunque que un perro dispare a una persona lo consideran un caso insólito. "Nunca en mi vida había visto nada igual", explicó el oficial de policía Roger Porter. "Tenía noticias de pistolas que se disparaban solas al caer al suelo, pero nunca que un perro hubiera disparado a su dueño".

Shannon Watts, fundadora del movimiento que promueve más controles de armas en el país Moms Demand Action for Gun Sense in America, ha declarado con ironía que este incidente “sólo puede pasar en Estados Unidos, sólo aquí puedes ser disparado por tu mascota”.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información