Menú Buscar
Uno de los debates que centra la atención de este verano es si la calor ambiental afecta al tamaño de los genitales masculinos / PIXABAY

Efectos del calor y la zona genital, la teoría anatómica del verano

Discusión multitudinaria en redes sociales sobre el impacto de la temperatura ambiental en ciertos atributos masculinos

4 min

Este verano ha tomado transcendencia un curioso debate anatómico. Se denomina teoría del pene de verano y ha propiciado aportaciones desde casi todos los lugares del planeta. Las redes sociales han sido su trampolín. La tesis principal es que el miembro viril aumenta de tamaño en su estado flácido e incluso las erecciones son más potentes durante los meses de calor. Pero, ¿qué es? ¿Existe? ¿A qué se debe?

El fenómeno del pene de verano es algo estacional que sucede en los meses con más calor del año. Fue llevado a internet hace un par de años por un usuario de los foros de Reddit, que lanzó la siguiente pregunta: “¿Un pene más grande en verano y más pequeño en invierno?”. Esto generó un debate que ha vuelto a ponerse de moda gracias a un artículo de MEL Magazine en el que se ahonda sobre el tema.

“¿Más calor significa mejor flujo de sangre?”

Guillermo, que así se llamaba el internauta, explicaba que notaba que sus genitales eran más grandes y que tenía mejores erecciones en verano, y lo contrario le ocurría en invierno. "¿Más calor significa mejor flujo de sangre? ¿Le pasa a alguien más?”, conjeturaba. Y a tenor de las respuestas, él no era el único que padecía esta afectación.

El pene parece ser un poco más grande en verano que en invierno / PIXABAY

El pene parece ser un poco más grande en verano que en invierno / PIXABAY

El autor del artículo quiso buscar respuestas y pidió opinión a dos urólogos. Jamin Brahmbhatt explicó que “sea verano o invierno, el tamaño del pene es el mismo. Si hace frío el cuerpo intenta retener el calor, de ahí que todo parezca más pequeño. Los vasos sanguíneos de la piel se contraen para mantener el calor, pero esto no debería afectar necesariamente al tamaño". Aunque acentuó que "sí puede afectar a la manera en la que es percibido por uno mismo”.

Cuestión de percepción

Brahmbhatt puso otro ejemplo para explicar la teoría: “Si hace calor en el exterior, el cuerpo trata de evaporarlo a través del sudor y seguramente se tienda a beber más agua", por lo que posiblemente la percepción de uno mismo es que "el cuerpo o la están hinchados". Aunque precisa que se trata de percepciones.

Dudley Danoff, doctor de la misma especialidad, sí que apoya de forma parcial la existencia del pene de verano. Afirma que es una realidad en las erecciones. “Cuanto mayor temperatura hay en el ambiente, más se dilatan los vasos sanguíneos", relata, "el calor permite un mayor flujo de la sangre hacia el tejido eréctil, lo que hace que los cuerpos cavernosos del pene se expandan y pueda parecer que nuestras erecciones son mucho más grandes". 

Pero este fenómeno ambiental no ha lugar sin este mayor flujo de sangre. "No creo que esto pueda ocurrir cuando está en estado flácido. No encuentro una explicación para ese caso”, sentencia el urólogo. Aunque los usuarios de la red tienen sus propias teorías que van más allá de este debate científico.