Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Cajas de autocobro en los supermercados / EP

El peligro de las cajas de autocobro de los supermercados: "Son una trampa"

Una abogada advierte que algunos clientes han sido acusados de robar cuando se había producido un fallo técnico en la máquina

2 min

Las cajas de autocobro ya son una realidad en muchas tiendas y supermercados. Un método de pago en el que es el propio cliente el que realiza todo el proceso de compra: desde escanear los artículos a realizar el cobro final. 

Sin embargo, esconden alguna que otra desventaja, tanto para los consumidores como para las propias marcas. Según advierte la abogada estadounidense Lindsey Granados en su cuenta de Tiktok, las cajas de autocobro "son una trampa".

Desventajas

El problema radica en que varios clientes han sido acusados "injustamente" de haber cometido delitos de hurto en sus compras cuando, simplemente, se había producido un fallo técnico en el mecanismo. "Esas máquinas son defectuosas en muchos sentidos y no son sensibles a las particularidades. Lamentablemente, a veces no escanean los productos", explica. 

De hecho, según un estudio recogido por el diario The Mirror, se estima que un tercio de los compradores no pagan por todos su artículos, o bien intencionadamente o bien por fallos del sistema. La cuestión radica en que la mayoría de máquinas funcionan en torno al peso total, sin distinguir un producto de otro. 

Compra responsable

De esta manera, se puede colocar una cantidad aproximada de objetos, pero nunca la total. Otra manera que tienen los ladrones de aprovecharse de estos fallos es pasar un código de barras de otro producto con un precio inferior al que se está llevando realmente. 

La única manera de revisar si se está realizando una compra responsable es revisar el ticket de compra a la salida del establecimiento, comprobando que los productos que allí aparezcan sean los que el consumidor se haya llevado a casa. Así, nadie les podrá acusar de hurto indebidamente.