Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El Capitolio destruido en 'Asalto al poder' / COLUMBIA PICTURES

Como si fuera real: en estas películas también sufrió el Capitolio

El reciente asalto de los simpatizantes de Donald Trump ha traído a la memoria numerosos largometrajes en los que aparecía este edificio

Carlos Losada
6 min

El reciente asalto al Capitolio de Estados Unidos ha traído a la memoria otras escenas (mucho más emocionantes) que el mundo del cine le ha otorgado a tan insigne edificio en películas de todo tipo.

Lo que está claro es que, en casi todas ellas, el edificio que alberga al congreso del país norteamericano ha salido mal parado. Así que, al menos, los hechos acaecidos recientemente con los seguidores de Donald Trump han quedado muy lejos de lo que se ha podido ver en la gran pantalla.

Todo un símbolo

Tanto el Capitolio como la Casa Blanca son, sin lugar a dudas, los dos grandes símbolos del poder estadounidense --luego hay otros más culturales como la Estatua de la Libertad o el Golden Gate-- y por ello cada vez que se quiere mostrar un ataque al american way of life, los cineastas los sitúan en el centro de la acción.

No es de extrañar entonces que hayan sido el objetivo de terroristas, supervillanos e incluso alienígenas. Y es que todos ellos parecen saber perfectamente dónde se cuecen las decisiones más importantes.

Los enemigos de la patria

Entre el primer grupo, el de los terroristas que odian Estados Unidos, se encuentran ejemplos en películas como Asalto al poder, un film de Roland Emmerich --director especializado en la destrucción masiva--, en el que un oficial de policía interpretado por Channing Tatum desbarata el malvado intento de un grupo de mercenarios, al tiempo que salva al presidente (Jamie Foxx) y al planeta. Eso sí, el Capitolio sufre las consecuencias.

Algo similar ocurre en Objetivo: La Casa Blanca, aunque en esa ocasión los atacantes que quieren acabar con el presidente de EEUU (Aaron Eckhart) proceden de Corea del Norte. Entre sus fechorías destruyen parte del Capitolio, pero no cuentan con que un exagente del servicio secreto con el rostro de Gerard Butler se las sepa todas y termine arreglando la situación.

Villanos de cómic

No solo los terroristas han puesto sus miras en el Capitolio en el Séptimo Arte, sino que también ha sido objetivo de malvados villanos como en G.I. Joe: La venganza, donde la organización Cobra busca dar el zarpazo definitivo al gobierno estadounidense que defienden este grupo de militares encabezados por el actor Channing Tatum (sí, otra vez), Dwayne Johnson y Adrianne Palicki.

Aunque es mucho más perverso el plan de Lex Luthor en Superman V. Batman, ya que destruye el edificio con todos sus miembros dentro, incluido Superman, quien, claro está, es el único que sobrevive a tamaña explosión (y se come parte de la culpa).

Fotograma de Superman V. Batman / WARNER BROS.
Fotograma de Superman V. Batman / WARNER BROS.

Vinieron desde las estrellas

No podemos olvidar que Superman es un superhéroe alienígena que llegó desde un lejano planeta llamado Krypton. Desde allí también terminaron en la Tierra tres kryptonianos con muy mala uva que en Superman II no solo pretenden humillar al hijo del hombre que los encarceló, sino que además pretenden gobernar a los seres humanos, ya que los consideran inferiores. En estos quehaceres de supervillanos, el Capitolio se ve ultrajado hasta que el héroe con la S en el pecho consigue derrotarlos.

Conscientes del poder que emana de este edificio, los marcianos de Mars Attacks! se dirigen allí para limar asperezas con los seres humanos, dando lugar a una divertida escena en la que aniquilan a todos los miembros del congreso… Afortunadamente para ellos, en Independence Day no estaban ocupando sus escaños y sobrevivieron al furibundo ataque de los extraterrestres que no contaban con un intrépido piloto (Will Smith) y un heroico presidente (Bill Pullman).

Nada que hacer contra los elementos

Dentro de su simbolismo como parte de la democracia más antigua del mundo, el Capitolio también ha tenido que hacer frente a su destrucción (u otros desperfectos) en las películas apocalípticas que tanto han proliferado en las últimas décadas. Un buen ejemplo de ello fue El día de mañana, también de Roland Emmerich, donde el cambio climático se volvía extremo y se comenzaban a producir fenómenos realmente destructivos.

Y eso por no nombrar 2012 (una más de Roland Emmerich), en la que no solo se destruye Washington, sino que el mundo tal y como lo conocemos desaparece.

Incluso Noé

Mucho más civilizada que la de los seguidores de Trump fue la llegada al congreso de los animales que comanda Evan Baxter (Steve Carell) en Sigo como Dios, quien se ha convertido en una especie de reencarnación de Noé y no hace más que avisar de que algo malo va a ocurrir.

Como es evidente, tendrá razón, algo que quizás le falte a los asaltantes que se han colado en el emblemático edificio.