Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vistas de la ciudad de Girona / Irene Lasus Almirón EN PIXABAY

Dónde salir a pasear con los niños por Girona

La capital gerundense tiene algunos lugares al aire libre para ir con los más pequeños de la casa

Noelia Hontoria
5 min

Desde el pasado 26 de abril, los niños de toda España ya pueden salir, con condiciones, siendo así los primeros en caminar hacia la nueva normalidad que dejará la pandemia mundial. Pero, lo que a priori era una buena noticia, se ha convertido en el quebradero de cabeza de muchos padres, que no saben por dónde pueden salir para que sea un entorno amable con los niños y a la misma vez sea seguro para todos. Por suerte, los padres de Girona tienen varias zonas adecuadas para los más pequeños.

La clave de todo esto es que la lógica se imponga. Espacios abiertos, con aceras y calzadas transitables por el peatón y con accesos sencillos son la clave. Huir de los lugares masificados y guardar las distancias de seguridad es el mejor consejo para salir a pasear con los niños, protegerles a ellos y, por consiguiente, proteger al resto de la población. El Parque de la Devesa es un buen ejemplo de un lugar abierto, grande y para todos los públicos, donde tomar caminos alternativos es la mejor opción.

Parque de la Devesa

Es el parque más conocido de Girona y, por tanto, también el que más gente puede concentrar. Pero esto pierde significado al tener en consideración su tamaño. De hecho, es el parque más grande de toda Cataluña por lo que, con un poco de sentido común, se pueden encontrar zonas de esparcimiento para ir a pasear con los niños y mantener las distancias de seguridad con el resto de los visitantes de este lugar. Tiene una extensión de 40 hectáreas y está plagado de zonas con sombras.

Los árboles son los protagonistas, gracias a sus plataneras. Algunos de estos ejemplares alcanzan los 60 metros de alturas y se cuentan por más de 2.500 árboles. También merece la pena pasear con los niños por la zona de los jardines de la Dehesa, donde un riachuelo aporta calma y donde se pueden ver algunas especies de aves nadando en la propia agua que forma el río. Una de las ventajas del Parque de la Devesa es que se encuentra muy cerca del centro de la ciudad, por lo que se puede ir a pie.

Castell de Montjuic

Los alrededores del Castell de Montjuic también son un buen lugar para pasear con niños al aire libre. La naturaleza está presente en esta zona y no es necesario subir hasta el propio castillo, aunque para aquellos que quieran tener un poco más de recorrido y admirar este precioso lugar desde cerca es una buena idea. Además, cuenta también con un Parque infantil y un largo paseo circular, la Ronda del Font Roig, que da toda la vuelta a esta zona. ¿Lo mejor? Está cerca del centro de la ciudad, aunque lo suficientemente alejado para que dé sensación de respiro a niños y mayores.

Se puede llegar al Castell de Montjuic y sus alrededores tras caminar poco más de 500 metros desde la zona de la Catedral de Girona. Es un lugar bastante apartado y tranquilo, por lo que, en general, suele ser una buena opción para salir con niños a pasear por zonas de Girona donde se pretenda evitar la masificación. Tiene más visitas en fin de semana que entre diario y también es un buen espacio para correr o incluso para montar en bicicleta en su anillo circular.

Zonas naturales en Girona / Patym10082010 EN PIXABAY
Zonas naturales en Girona / Patym10082010 EN PIXABAY

Fort dels Capuxins

Los restos de un convento abandonado sirven también como lugar para salir a pasear con niños, no solo por el destino final en sí, también por el camino que lleva hasta él. Subir por la Pujada dels Polvorins es transitar por un camino estrecho de aproximadamente 1 kilómetro, rodeado de naturaleza y que, aunque no destaque por su belleza, es un buen lugar para hacer senderismo también con los pequeños. Al llegar arriba, se puede disfrutar de las vistas del antiguo convento y de la torre de comunicaciones.

Precisamente porque no es un lugar especialmente bello es una buena opción para quienes busquen salir a pasear por un entorno tranquilo, con una larga subida y huir de la masificación del centro de la ciudad. El recorrido total marcando como referencia la Catedral como punto de salida y llegada es de aproximadamente cuatro kilómetros.