Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Tony y Sofía /INSTAGRAM

Una pareja acoge en su casa a una refugiada ucraniana y él se fuga con ella a los 10 días

El hombre, de 29 años, ha abandonado a su esposa y a sus hijos para vivir su propia historia de amor después de que la tensión en el hogar se volviera insoportable

4 min

“Son cosas que pasan”. Tony Garnett, de 29 años, y su pareja Lorna, de 28 años, conmovidos por la ofensiva militar a gran escala, orquestada por Putin en Ucrania, decidieron acoger en su hogar de Bradford (Reino Unido) a Sofía Karkadym, una joven de 22 años procedente de Lviv. Tan solo 10 días después de que la mujer llegara a la casa de los Garnett, Tony decidiría abandonar el domicilio y fugarse con ella.

Todo empezó, cuando este padre de familia, junto a su esposa, y a sus dos hijos, se ofrecieron para apadrinar a refugiados de la guerra. Días después de poner un anuncio en Facebook, Karkadym ya vivía bajo su mismo techo.    

Tensiones insalvables

Desde entonces ya nada fue como antes en el matrimonio. Según revelan los protagonistas de esta historia al diario The Sun, el flechazo entre ambos fue inmediato y Lorna empezó a sentirse desplazada desde el primer momento. Al parecer, la presencia de la joven provocó tensiones insalvables en la pareja y tras la última discusión, la británica decidió echar de casa a la refugiada.

“Fue a por Sofía gritándole y usando un lenguaje duro, que la dejó llorando. Dijo que sentía que no podía quedarse más en nuestro hogar y algo dentro de mi hizo un clic. Le dije que si ella se iba, me iba yo”, ha relatado el guardia de seguridad. Para entonces, lo factual es que él y su invitada no podían vivir separados. Se habían enamorado.

Su día a día 

Juntos habían empezado un día a día en el que parecían estar de lo más cómodos. Además de compartir gimnasio, cuentan que disfrutaban de largas horas de charla en la calle y en casa. De hecho, durante las noches se quedaban a solas en el salón del hogar conversando mientras tomaban una copa y veían la televisión con subtítulos ucranianos.

Y es que el idioma no fue nunca un impedimento para ellos, pues ambos tenían nociones básicas de eslovaco. “Tan pronto como lo vi me gustó y esta es nuestra historia de amor. Son cosas que pasan y yo pude ver lo infeliz que era Tony”, ha amitido la joven ucraniana.

Planes de futuro

Por su parte, Tony afirma que no se arrepiente de la decisión que tomó y avanza que tienen planes de futuro. Tras el ultimátum de Lorna, los tortolitos hicieron las maletas y él abandonó a su esposa y a sus dos hijos para irse con la mujer de su vida a casa de sus padres.

“Desde el principio Sofía y yo conectamos y con ella he descubierto una conexión que no había sentido nunca antes. Estamos planeando el resto de nuestra vida juntos”, ha declarado, al mismo tiempo que lamenta “el dolor” que su romance ha causado.