Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Páginas Amarillas / EUROPA PRESS

Páginas Amarillas se despide y publicará su última edición en papel

La histórica guía del imaginario colectivo dice adiós a su formato físico y reinventa su modelo de negocio

3 min

Páginas Amarillas, la icónica guía del imaginario colectivo, se despide para siempre de su formato físico. El famoso directorio que ocupaba todas las viviendas españolas se distribuirá en papel por última vez el próximo 22 de marzo

La marca encargada del libro, BeeDIGITAL, acaba con una trayectoria de más de 54 años de historia que, a partir de ahora, solo podrá consultarse a través de internet. Y es que, los tiempos cambian y, últimamente, su modelo de negocio estaba en decadencia.

Reinvención

BeeDIGITAL, que actualmente da servicio a más de 70.000 negocios, pasa página y se adapta a los nuevos tiempos, reinventando la histórica guía que se ha publicado cerca de 3.000 veces.

La compañía, líder en soluciones de marketing digital para Pymes y Autónomos en España, ha anunciado una transformación completa. A partir de ahora, su principal negocio consistirá en asesorar a empresas y se encargarán de la creación de su web, de posicionarlas en Google y de la gestión de sus redes sociales.

Más consultado

“Estamos anunciando el cierre de las Páginas Amarillas, seguramente el libro más consultado de la historia de España”, asegura Javier Castro, CEO de BeeDIGITAL. “Pero no es un cierre, es la apertura de las pymes al mundo digital”, añade.

El nombre y concepto de las Páginas Amarillas apareció en 1883, cuando una imprenta en Cheyenne, Wyoming, recibió el encargo de imprimir una guía telefónica y, como no tenía papel blanco, se imprimió en amarillo.

Casi 3.000 ediciones

A España llegó en 1967, en pleno franquismo, de la mano de Telefónica. Desde entonces, el libro ha tenido 2.750 ediciones diferentes y se convirtió en el documento de referencia para todo el mundo. 

Páginas Amarillas tenía un doble modelo de negocio: los anunciantes que pagaban por aparecer en el listado y los lectores, que se suscribían y recibían en su casa los diferentes tomos. Antes de internet, este era el día a día de los españoles para cualquier consulta que necesitaran hacer.