Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Olla de cocción lenta o crockpot / Mche Lee en UNSPLASH

¿Cómo funcionan las ollas de cocción lenta o 'crockpot'? Vuelve la cocina saludable

En este utensilio de cocina la temperatura es siempre baja y constante durante toda la elaboración

Victoria Herrero
6 min

¿Cuántas veces uno ha recordado esa cocina de su abuela o su madre? Esas recetas que se hacían lentamente sin prisa alguna y con todo el cariño del mundo. Sabores y aromas de antes que nada tienen que ver con el vértigo de la rutina habitual y con la denominada fast food. Ahora, la vuelta a la cocina de antaño y a una cocina saludable con todo el tiempo del mundo es posible.

El secreto es hacerse con una olla de cocción lenta, también llamada crockpot. No tiene mucho misterio: se trata de una olla convencional que funciona con la corriente eléctrica y cuya característica principal es que la receta se va haciendo lentamente a temperatura baja. Una técnica que al cabo de esas horas hace que los ingredientes potencien su sabor, textura, aroma y sus nutrientes. 

¿Cómo funciona?

Su apariencia es la misma que el utensilio en el que se preparan la mayoría de las recetas, sobre todo en el caso de los guisos: una carcasa metálica externa y un depósito o cesta interior que es donde se depositan esos alimentos que poco a poco se van haciendo. Precisamente esta parte interior es la que recibe el calor que se transmite por la corriente eléctrica. Sin embargo, la temperatura de esta elaboración se mantiene siempre por debajo de 100ºC.

A esos grados y con el tiempo que se va haciendo la comida (con muchas horas) es lo que hace que la cocción de todos los alimentos de su interior se haga de manera uniforme. En algunos casos, hay recetas que hasta necesitan hasta 12 horas para que simplemente estén perfectas. 

Ventajas

Si se opta, entonces, por este modo de elaboración, uno estará beneficiándose de algunas ventajas de esta cocción sin prisa alguna. La primera de ellas es que resulta muy sencillo cocinar platos de toda la vida, sin esfuerzo alguno (la crockpot se encarga de todo), por lo que resulta ideal para aquellos que no son muy cocinillas. Recetas tradicionales que se pueden hacer incluso si uno no tiene tiempo. Estas ollas se programan y pueden ir cocinando durante la noche o mientras uno trabaja, lo que hace que se potencien los nutrientes. Comida más sana

Un ahorro de tiempo y de preocupaciones que también se nota en el bolsillo a la hora de ir a hacer la compra. Por ejemplo, si se compran los cortes más duros de la carne (mucho más baratos) se pueden hacer guisos inmejorables que se deshacen en la boca. Un gasto reducido que pese a lo que uno pueda creer en un primer momento, también se nota en el consumo eléctrico: la potencia de la crockpot es muy baja y con un solo aparato se puede hacer toda la comida. Mucho más barato que encender el horno o la vitrocerámica varias veces a lo largo del día. 

Las recetas

Si se habla de ese regreso a la cocina de antes y a las recetas más típicas no podían faltar los guisos, las patatas asadas, las lentejas, los garbanzos, las mejores fabadas... La crockpot es el utensilio que todo aquel amante de los platos de cuchara debe tener en casa. Lo mismo pasa con aquellos que se derritan por un buen estofado (con una olla de cocción lenta la carne queda tan blanda que se deshace en la boca) o les encanten esas verduras en su punto. 

Receta de garbanzos, ideal para preparar en una crockpot / Hermes Rivera en UNSPLASH
Receta de garbanzos, ideal para preparar en una crockpot Hermes / Rivera en UNSPLASH

Incluso se puede aprovechar ese caldo que suelta esa carne o esas verduras para hacer otro tipo de elaboraciones. Y es que este tipo de ollas a baja temperatura dan tanto juego que, pese a que pueda parecer lo contrario, también permite hacer algunos postres. Es el caso, por ejemplo, del arroz con leche de toda la vida. Una receta dulce que se puede tener lista en unas tres horas gracias a la magia de este aparato. 

Los mejores consejos

Además de un recetario tradicional, no viene del todo mal tener a mano una serie de trucos dignos del mejor chef (o de la mejor abuela cocinera). Uno de ellos, si la elaboración es de carne, es pasar antes esta un poco por la sartén para dorar los trozos antes de meterlos durante horas en la olla. Y, en el caso de que ese ingrediente (por ejemplo, carrilleras) se hagan con alcohol cuidado con echar demasiado. En este caso no se evapora de la misma manera y puede que el plato quede con un sabor un tanto fuerte y poco agradable.

Cuando se prepara una receta en una crockpot, una máxima imprescindible a seguir es no llenar demasiado la olla más allá de dos tercios de su volumen. Si no se hace así se corre el riesgo de que la comida no se haga correctamente. Y un último consejo, los ingredientes deben añadirse siempre en su orden respetando los tiempos de cocción de cada uno de los alimentos.