Menú Buscar
Una montaña de novelas gráficas para disfrutar del tiempo libre / UNSPLASH - START DIGITAL

Cuatro novelas gráficas imprescindibles para disfrutar del tiempo libre

Propuestas para pasar el tiempo libre en compañía de algunos de los cómics más interesantes de los últimos años

Juan Antonio Marín
6 min

Una de las alternativas más interesantes para pasar el tiempo libre en casa siempre ha sido la lectura. Sin embargo, entre tantas opciones, resulta interesante descubrir un subgénero desconocido por la mayoría, las novelas gráficas. Este ha ido ganando adeptos con el paso de los años, desmarcándose de la simple historieta de cómic hasta convertirse en un digno rival de la novela por derecho propio.

En este sentido, ¿cuáles son las publicaciones más interesantes que se pueden encontrar en la actualidad? Es un buen momento para recordarlas, ahora que casi todo el mundo puede dedicar más tiempo a sus pasatiempos favoritos debido al confinamiento provocado por el coronavirus. Para aquellos que no sepan por donde empezar, estas cuatro novelas son de las mejores del género.

El Incal

Uno de los grandes clásicos es El Incal. Y, de paso, cualquier obra firmada por la maestría de Jean Giroud, alias Moebius. El dibujante francés está considerado, casi por unanimidad, uno de los grandes genios del dibujo del siglo XX . A pesar de que falleció en 2012, su obra gráfica sigue siendo una referencia dentro del género, además de influir a miles de dibujantes.

La obra está construida a medias con otro gran contador de historias, Alejandro Jodorowski, que ya ha firmado otros grandes trabajos de novela gráfica junto a Moebius, como Los Metabarones, el spin-off de uno de los personajes de El Incal, o Dune. En resumen, una obra de una calidad gráfica imperecedera que además alberga una historia de fantasía y ciencia ficción, misticismo y filosofía.

Watchmen

Si Moebius fue uno de los dibujantes más icónicos del siglo XX, qué decir de Alan Moore. El artista británico fue una parte muy importante de esta obra como escritor, aunque la excelsa labor de dibujo es mérito de David Gibbons y el entintador John Higgins. Watchmen ha llegado incluso al cine y a la pequeña pantalla, de la mano de una de las plataformas de streaming más populares, HBO.

Una persona disfrutando de novelas gráficas / UNSPLASH - MIIKA LAARKSONEN
Una persona disfrutando de novelas gráficas / UNSPLASH - MIIKA LAARKSONEN

La trama de Watchmen se basa en unos superhéroes que antaño salvaban al mundo y que ahora son perseguidos por las autoridades, en una sociedad que se rige por un nuevo orden mundial que ellos mismos habían ayudado a construir. Lo mejor son los distintos ángulos de la personalidad de cada uno de los personajes principales, en especial el Dr. Manhattan, uno de los más interesantes y complejos.

Akira

Otra de las obras más influyentes del cómic, en este caso manga, que también llegó al cine y es considerada una obra de culto es Akira. El trabajo más importante de Katsuhiro Otomo es, probablemente, la novela gráfica de ficción más importante del siglo XX en Japón. Más de dos mil páginas de pura acción en las que se cuenta la historia de Akira. Un joven con el que el gobierno de Neo-Tokio está haciendo peligrosos experimentos genéticos que, por decirlo suavemente, salen bastante mal.

Ambientada, precisamente, en el año 2020, esta obra tiene una importante influencia en el resto de mangas que se crearían después en el país nipón. Además, constituye una gran fuente de crítica social contra una de las sociedades más endogámicas y herméticas del mundo. En especial, contra un gobierno opresor y contra la guerra fría que todavía libran, de alguna manera, ciertos países. Todo con una estética cyberpunk muy atractiva.

Maus

¿Se podría hacer una lista de películas bélicas imprescindibles sin citar La lista de Schindler? Pues algo parecido ocurre con Maus, la obra magna de Art Spiegelman y una de las primeras en elevar la novela gráfica al estatus de obra de arte. En sus dos volúmenes se cuenta la historia del ascenso del nazismo y el holocausto judío a través de ratones con los que el autor cuenta su propia historia vital, como judío polaco al que le tocó vivir de cerca el horror de la guerra.

Un título que permite saber más de una época oscura y que descubre detalles humanos durante toda la novela. Una novela contada a través de los relatos de su propio padre, al que Spiegelman entrevista como parte de una narración sobrecogedora y hermosa al mismo tiempo.