Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un plato de pasta cruda / EP

Un Nobel de Física apuesta por cocinar la pasta con el fuego apagado

Giorgio Parisi enciende a italianos y cocineros con el remedio propuesto para el cocinado de uno de los platos italianos más populares

3 min

En tiempos de crisis energética, buenas parecen las ideas para ahorrar. Si la Unión Europea puso un tope a los aires acondicionados y calefacciones para no derrochar, el último premio Nobel de Física ha dicho la suya y ha escandalizado con su propuesta.

Italia no puede creer como uno de sus compatriotas ha tenido la osadía de invitar a cambiar el modo en que se cocina la pasta, uno de los platos estrellas de su gastronomía. Y es que Giorgio Parisi afirma que para ahorrar energía en casa se hierva la pasta con el fuego apagado.

Nuevos métodos

No se trata de hacerlo casi a fuego frío, sino que cuando el agua llegue al punto de ebullición, meter la pasta al fuego durante dos minutos y ya después apagar el fuego. Eso sí, dejen la tapa puesta, señala, porque de otro modo puede que la pasta le quede cruda. Además, egún la Unione Italiana Food, con esto último se ahorra "hasta un 6% de energía".

Con esto, uno puede "ahorrar al menos ocho minutos de consumo de energía", asegura el Nobel. Pero si para muchos es un sacrificio ofrece la opción light. Tras los dos minutos iniciales de la pasta al fuego, luego bajarlo al mínimo. 

Críticas

Ni una opción ni la otra ha sentado bien a un país que consume 25 kilos de pasta por habitante y año. Ya incluso los cocineros se han mostrado contrarios porque cocinar con el fuego encendido es básico para hacer estos platos.

El chef italiano con estrella Michelin Antonello Colonna ha sido uno de los que ha puesto cara al gremio de la restauración, ante la iniciativa del Nobel. Le recuerda que su medida no puede aplicarse en restaurantes y menos en los de lujo, donde la pasta ha de estar al punto y para ello es necesario que se cocine al fuego.

Tampoco es que el cocinero no apueste por el ahorro energético. Sin ser físico apunta que, otro modo para ahorrar energía es hacer el proceso a la inversa. Meter la pasta en el agua fría, ponerla a hervir y "a medida que el agua se calienta, retirala con un cucharón.  Una vez agotada toda el agua, el plato italiano por excelencia está listo".