Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La pequeña Leona y su tarta de cumpleaños sobre la muerte de Mufasa / TWITTER

Una niña pide una tarta de cumpleaños sobre la muerte de Mufasa para no compartirla

La pequeña pensó que sus invitados estarían demasiado tristes para comerse el pastel y así nadie lo tocaría: "Será todo para mí"

3 min

Los niños sorprenden siempre por su sinceridad y sus ideas de bombero, aunque muchas de ellas tienen más sentido de lo que parece. Ese mismo caso ha sido el que protagonizó Leona, una niña que cumplía tres años de edad y que pidió una tarta muy pensada ambientada en El rey León.

La niña pidió a sus familiares que el pastel debía tener la temática de la muerte de Mufasa, el padre de Simba. Una petición que seguramente sorprendió mucho a sus padres por lo macabro de la escena, pero que tenía un motivo muy pillo detrás: Leona no quería compartir su tarta con nadie.

"Será todo para mi"

La muerte de Mufasa ha marcado a más de una generación, y probablemente seguirá afectando a generaciones futuras por el continuo éxito que sigue teniendo a día de hoy uno de los clásicos de Disney por excelencia. Y eso mismo pensó Leona, que celebró su tercer cumpleaños con una tarta de ese preciso momento.

El pastel sobre la muerte de Mufasa que pidió la pequeña Leona / TWITTER
El pastel sobre la muerte de Mufasa que pidió la pequeña Leona / TWITTER

El motivo de su extraña elección era que no quería compartir su pastel con nadie, y pensó que al recrear la escena de tan dura muerte sus invitados estarían "demasiado tristes para comer" y entonces sería todo para ella. Un elaborado plan que ha querido compartir en Twitter su tío, Casey Feigh, haciendo viral la idea de su sobrina.

Un pastel muy logrado

La publicación tiene ya 731.000 me gusta y más de 120.000 retuits, donde todos ellos elogian la gran idea que tuvo Leona pese a su corta edad. Y la verdad es que el pastel, además, tenía todos los detalles solicitados por la pequeña.

Desde el cuerpo sin vida de Mufasa posado en el plato al pequeño Simba, situado sobre la tarta decorada como un desfiladero y con una cara de terror que escenifica a la perfección el deseo expreso de Leona para celebrar sus tres años. Un pastel que, sin duda alguna, gustó a la niña, vista la cara de felicidad que lucía en las fotos subidas por su tío.