Menú Buscar
Ryleigh Taylor con el fósil encontrado / TAMMY TAYLOR

Una niña encuentra por casualidad un fósil de 475 millones de años

Los restos descubiertos por la niña de 11 años corresponden a un trilobite, un artrópodo similar a los caballitos de mar

3 min

Imagina que organizas un tranquilo y apacible fin de semana de pesca con tu padre. Durante uno de tus descansos, decides ir a pasear por la ribera del río. En ese momento, tropiezas con una roca de apariencia extraña, cuya superficie luce un dibujo de un enorme insecto. No obstante, lo que parece una chiquillada más es, en realidad, el descubrimiento de un fósil con más de 400 años de antigüedad.

Una historia real

Ryleigh Taylor, una niña de 11 años residente en Dandridge, un pueblo de Tennessee, es la protagonista de esta apasionante historia. Ella siempre confió en el valor de su preciado tesoro, sin embargo, sus padres relacionaron el entusiasmo desbocado de su hija con una broma propia de la edad. Ante la insistencia de la pequeña, su madre decidió acudir a la Universidad de Tennessee para solicitar la opinión del experto Colin Sumrall, profesor de Paelobiología del centro.

Ejemplo de fósil prehistórico / CREATIVE COMMONS

Ejemplo de fósil prehistórico / CREATIVE COMMONS

"Me traen fósiles para examinar al menos una vez a la semana. Y nueve de cada diez veces, no son fósiles. Pero éste lo era. Y tan antiguo como puede serlo un fósil", narra el profesor al medio Knox News. Este tropiezo casual terminó siendo el descubrimiento de uno de los fósiles más antiguos encontrados hasta la fecha, con 475 millones de años a sus espaldas.

¿Qué clase de criatura es el fósil?

La pequeña Ryleigh Taylor encontró, nada más y nada menos, que un ejemplar de trilobite, una especie de artrópodo que vivió durante el Paleozoico y cuya extinción se remonta a finales del Pérmico, antes de la llegada de los dinosaurios. Estas criaturas vivieron en el fondo del mar, de ahí sus cualidades planctónicas, nadadoras y reptantes. La mayoría de ellos seguían una alimentación carroñera, depredadora o detritívora, es decir, obtenían el sustento de materia orgánica en descomposición.

Tal y como les definen los expertos, los trilobites son el ejemplo perfecto del drama que vivieron los animales hace millones de años, siguiendo un proceso de evolución, diversificación y posterior extinción. El fósil encontrado por Ryleigh Taylor no solo es valioso por su antigüedad, sino también por su excelente estado de conservación, pues se mantiene prácticamente intacto.