Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Eric Ramírez, jugador del Sporting de Gijón / EP

Nace en Kiev Camila, la hija del jugador del Sporting Eric Ramírez

El delantero pretende viajar a Polonia en coche para traer de vuelta a Gijón a su bebé y su mujer

4 min

El jugador del Sporting de Gijón, Eric Ramírez, ha sido padre en una situación un tanto delicada. El delantero venezolano cedido por el Dinamo de Kiev apenas lleva un mes en la ciudad asturiana mientras que el pasado sábado nació en la capital ucraniana, en plena guerra tras la invasión rusa, su primera hija, Camila.

"Gracias a Dios mi hija nació bien. ¡Te amo, Camila de mi vida!", escribió en sus redes sociales el día del nacimiento. Sin embargo, ahora la preocupación es máxima. El delantero del Sporting se encuentra "tratando de tramitar lo más rápido posible su salida a cualquier país cercano. La opción más viable parece que es ir a Polonia en coche porque en avión, imposible y, a partir de ahí, viajar a España o Venezuela. La clave es dejar atrás Ucrania".

Máxima preocupación

Así de preocupado se ha mostrado Ramírez en una conversación con El País después de su partido contra el Zaragoza. Su objetivo es que madre e hija puedan ser evacuadas de Ucrania cuanto antes para que la familia se reúna sana y salva. "Yo contento de que mi hija haya nacido sin problemas, aunque verla por una pantalla y no poder abrazarla es bastante triste", confiesa.

Su mujer, Fabiola Ramírez, había ingresado en un hospital el viernes pasado, un día después de que Putin ordenara la invasión de Ucrania. Sin embargo, su llegada al mundo, "en mitad de una guerra",  ha preocupado a todos a su alrededor. "La madre y la niña están bien, tranquilas, en el sótano del hospital, que es bastante seguro dentro de lo que cabe. Hace tres días sí se escuchaban las explosiones, pero ahora está todo en calma, me dicen", ha explicado el jugador.

Esperanzados

Con todo, el club rojiblanco se encuentra dando su máximo apoyo al jugador: "Hoy en Kiev ha nacido Camila, hija de nuestro jugador Eric Ramírez. Un motivo de felicidad para Eric y su familia en esta días tan duros para millones de personas en Ucrania". "He recibido mucha ayuda del Sporting, de mi selección y de la federación. Con tantas personas detrás, tengo mucha fe en que pronto podré sacarlas de ahí", ha dicho esperanzado. 

"No se vino conmigo porque era imposible, hermano. La barriga estaba muy grande, no podía viajar, no podía subir a un avión. Se hizo imposible", asegura. "Mientras estuvimos en Kiev, se hablaba mucho de una guerra, pero todo quedaba en palabras. No teníamos ni la menor idea de que iba a suceder algo así. De saberlo, mi mujer nunca se hubiera quedado allí. Queríamos un parto tranquilo, ya que en mi país es bastante complicado, y al final terminó saliendo un poco mal", ha lamentado.