Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una foto de una novia preparada para su boda

Una mujer llega tarde el día de su boda y el novio decide dejarla

La pareja dedicó 17 meses a preparar la ceremonia, que les costó casi 14.000€ y a la que debían asistir 80 invitados

4 min

Hay veces que la vida te pone tantas trabas en el camino que parece que haya alguien dispuesto a amargarte desde el más allá. Eso es seguramente lo que sintió Nichola el día de su boda, en la que no tuvo ni un golpe de suerte.

Esta británica decidió casarse después de que su novio, al que conoció a través de Internet, le propusiera matrimonio por segunda vez tras un primer intento a las cinco semanas de conocerse que ella rechazó. Sin embargo, el Día de San Valentín ella le dio el "sí quiero".

A partir de entonces, la pareja dedicó 17 meses a preparar su boda, que les costó casi 14.000€ y a la que debían asistir 80 invitados. Todo iba según lo planeado hasta que llegó el día de la ceremonia.

El Día D

La mujer acudió al salón de belleza para que la maquillaran, pero tardaron más de lo previsto. Al finalizar, la prometida no quedó satisfecha con el resultado, así que se fue a casa a arreglarse por su cuenta. Allá se encontró a sus padres, que le dijeron que no acudirían a la boda porque no aprobaban ese matrimonio, y que no habían llevado a los hijos de ella a la Iglesia.

Por si fuera poco, la novia recibió una llamada de la dama de honor diciéndole que no podría asistir porque sus hijos estaban enfermos. Nichola empezó a desesperarse ante tanta mala suerte y decidió llamar a su novio, que le puso todavía más nerviosa al decirle que los invitados ya estaban esperando en la Iglesia. 

Se subió rápido al coche antiguo que había alquilado para la ocasión junto a sus hijos, pero al ver que éste no disponía de cinturones de seguridad, cogió su Ford Focus y llegó al fin a la Iglesia. Pero la mala suerte no acababa aquí, ya que se había dejado el vestido de su hija en casa. Así que volvió a por él y fue directamente al mostrador de inscripción de matrimonios, donde le esperaba desde hacía rato su novio impaciente y molesto.

Final Inesperado

Parecía que, pese a todo, había salvado la situación, pero cuando el DJ les exigió una tarifa extra por la espera, el novio decidió marcharse cabreado sin formalizar el matrimonio. La novia le escribió que fuera a su suite de recién casados para hablar. "Él vino pero estaba callado y distante. Finalmente se durmió y yo pasé la noche llorando".

Ella explica en el diario The Sun que estuvieron "juntos un tiempo después de eso, pero ambos estábamos decepcionados. Nos separamos, pero todavía espero que vuelva conmigo algún día".