Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una mujer embarazada / PIXABAY

Una mujer se queda embarazada cuando ya lo estaba

La superfetación es un proceso del que solo hay una decena de casos en todo el mundo y que se ve favorecido por los tratamientos de fertilidad

3 min

Una mujer que esperaba un bebé se llevó una sorpresa cuando al hacerse la ecografía de la semana 12 de embarazo pudo comprobar como su hijo no estaba solo en la barriga. Es su interior había otro feto en proceso de gestación. Este fenómeno se llama superfetación y sucede cuando se produce un segundo óvulo, tras una primera concepción, que también es fecundado con entre dos y cuatro semanas de diferencia en relación al primero.

Rebbeca y Rhis, los padres, recibieron la noticia con mucha alegría, dado que habían intentado durante un año tener un hijo. En este sentido, la madre considera que es “como ganar la lotería” y el progenitor que es mucho más cómodo dado que “el trabajo se hace de una sola vez”.

Poco habitual

El proceso de superfetación se origina en otras especies de mamíferos, pero en humanos es extraordinario. En este sentido, el primer caso se documentó en 1932 y un estudio realizado en 2008 concluyó que tan solo había una decena de casos en todo el planeta. Una razón por la que es excepcional es porque una vez se inicia la gestación, el “útero no suele aceptar otra implantación”, explica Lilian Schapiro, ginecóloga.

Por otra parte, las mujeres acostumbran a ovular una vez por ciclo y liberan uno o más óvulos a la vez. En el caso de que el esperma llegue a su objetivo, “los óvulos se implantan en el útero, empieza el embarazo y no se originan más ovulaciones”. La profesional explica que uno de los de Rebecca se fecundó e implantó en el útero, y además “se fecundó otro, que dio paso a un embrión preparado para desarrollarse”.

Embarazo desigual

La superfetación se ve favorecida por los procesos para impulsar la gestación. En este sentido, Rebbeca se había sometido a un tratamiento para estimular la ovulación y poder quedarse embarazada.

El hecho de que los embriones se gesten con semanas de diferencia hace que su desarrollo sea desigual, aunque tienen que nacer a la vez. Es por esta razón que es muy importante que el segundo bebé haya madurado lo suficiente como para poder superar el parto y sobrevivir.