Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El cirujano junto a David Bennet /EP

Muere el hombre al que le trasplantaron un corazón de cerdo

David Bennet ha fallecido dos meses después que fuera sometido a la intervención, llegando a pasar varios días sin presentar síntomas de rechazo

3 min

La Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland (EEUU) ha informado de la muerte de David Bennet, el hombre, de 57 años, a quien le fue trasplantado el corazón modificado genéticamente de un cerdo, el pasado 7 de enero. Por medio de un comunicado en su página web, la institución ha notificado el óbito del estadounidense al mismo tiempo que ha querido expresar su más sentido pésame a todos sus allegados.

Según señalan, el estado de salud de Bennet empezó a deteriorarse varios días atrás. Tras ser conocedores que ya no se podía hacer nada más por él, señalan que se le proporcionaron cuidados paliativos compasivos, que le permitieron despedirse de su familia antes de que su corazón dejase de latir.

Segundo trasplante de órganos entre diferentes especies 

A pesar de que en un primer momento la intervención fue calificada de “hito” para la medicina, Bartley P. Griffith, responsable de esta, reconoce que tanto él como su equipo están desolados por la muerte de David, a quien describen como un “paciente valiente y noble que luchó hasta el final”. La operación de David se trata del segundo trasplante de órganos de animales a humanos que no genera rechazo inmediato.

Por su parte, Muhammad M. Mohiuddin, Profesor de Cirugía y Director Científico del Programa de Xenotrasplantes Cardíacos del centro, ha querido agradecer el papel de Benett por “su papel único e histórico al ayudar a contribuir a una amplia gama de conocimientos al campo de los xenotrasplantes”.

Su única opción

David Bennet llevaba varios meses postrado en una cama tras ser diagnosticado con anterioridad de una cardiopatia terminal. La única opción de mantenerle con vida era someterle a un trasplante de corazón de origen animal después de que varios hospitales descartasen la posibilidad de hacerle un trasplante convencional.

La intervención, que duró cerca de ocho horas, fue realizada con éxito el pasado viernes 7 de enero. Bennet era conocedor de que no existía ninguna garantía de que la operación fuera completada de forma satisfactoria, sin embargo, sabía que era la única opción para seguir con vida.