Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Juan Romero junto a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, el pasado verano / TWITTER

Muere a los 101 años el último español superviviente de Mauthausen

Juan Romero fallece en Francia, donde se quedó a vivir tras la II Guerra Mundial para huir del franquismo

Fernando Baquero
5 min

Juan Romero Romero, el último español que sobrevivió al campo de concentración nazi de Mauthausen, ha muerto a los 101 años en la localidad francesa de Ay-Champagne donde residía. La noticia la avanzó la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, en su cuenta oficial de Twitter, después de que un amigo del español comunicara su fallecimiento a la Embajada de París. Romero, nacido en Torrecampo (Córdoba) en 1919, fue testigo y víctima de una de las mayores atrocidades de la humanidad.

“No hace muchos días tuve el inmenso honor de reconocer en nombre del Gobierno de España a Juan Romero, compatriota exiliado en Francia tras pasar por los campos de concentración nazis. Hoy lamento su fallecimiento, deseando que descanse con la paz por la que siempre luchó", escribió Calvo en su perfil oficial. En aquel acto, la vicepresidenta le entregó una declaración de reparación y reconocimiento personal, acreditando su trayectoria en la lucha contra el franquismo y el fascismo en Europa.

Alistamiento en la Legión Extranjera

“No se puede olvidar todo aquello”, contaba a finales de agosto en una entrevista con la agencia Efe desde su casa, donde presumía de un estado de salud considerable para su edad. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también se ha sumado a las condolencias por la muerte de Romero: "Mi recuerdo para un héroe de nuestro país que luchó contra el fascismo, por las libertades y en defensa de la democracia”, escribió en un tuit.

Tras alistarse en las filas republicanas y perder la Guerra Civil, Romero cruzó la frontera con Francia donde se alistó al poco en la Legión Extranjera y se trasladó a Argelia. Fue hecho prisionero por los nazis y salvó la vida porque un soldado alsaciano convenció a sus captores de que no había sido él quien había dibujado una hoz y un martillo e los baños de la prisión, cuando era el principal sospechoso, explica la breve nota emitida por la agencia Efe.

Recuerdo de Mauthausen

"Yo veía a toda la gente que entraba en las cámaras de gas. Algunos pasaban primero por el campo de concentración, pero a otros les llevaban a las duchas directamente desde el tren", recordaba Romero en una entrevista. Con los ojos vidriosos, rememoraba uno de los momentos que se le quedó clavado de su paso por Mauthausen: una niña cuya mirada inocente llevó consigo hasta su muerte. "Me sonrió, la pobre; no sabía a dónde iba. Yo tenía ganas de abrazarla, de besarla, pero sabía que si lo hacía, yo iba con ella a la cámara de gas. Eran criminales. Ese recuerdo me ha perseguido toda la vida", rememoró hace apenas dos meses.

El escritor Lorenzo Silva también ha hablado en la Cadena Cope sobre el papel de España en la cotienda: "Pensamos que no estuvimos presentes en la II Guerra Mundial pero muchos como Juan Romero participaron del conflicto en los dos lados del frente”.

Huída a Francia

Juan Romero se alistó en el ejército republicano al poco de comenzar la Guerra Civil española en 1936, con tan sólo 17 años. Combatió en varios frentes y participó en las batallas de Guadarrama, Brunete, Guadalajara y Teruel, tal como informa la web especializada Deportados.es. Tras el hundimiento del frente en Cataluña al perder la República la Batalla del Ebro, el cordobés huyó a Francia junto con miles de exiliados.

Allí, tras pasar por varios campos de trabajos forzados,  fue trasladado a Mauthausen, uno de los peores campos de exterminio de la Alemania nazi. Allí sobrevivió como pudo hasta ser liberado en 1945 al final de la Segunda Guerra Mundial. Con Franco en el poder todavía, Romero decidió quedarse a vivir en Francia, hasta el día de su muerte.