Menú Buscar
Un operario repara un avión con cinta adhesiva / @J_Morillas

El motivo por el que los aviones se reparan con cinta adhesiva

Como los mecánicos no siempre disponen de todas las piezas en cada aeropuerto, las aerolíneas cuentan con autorización para realizar "arreglos rápidos"

2 min

¿Arreglar un avión con cinta adhesiva? Sí, sucede, pero que no cunda el pánico. Ante la infinidad de viajeros asustados ante tal evidencia, un usuario de Twitter, J. Morillas, ha decidido explicar los motivos de esta práctica y acabar así con temores infundados. 

"A veces los aviones, como cualquier otro vehículo, sufren pequeños desperfectos estéticos por el mismo uso o por agentes externos. A veces, los propios pestillos de las trampillas externas se sueltan un poco o no quedan completamente enrasados, aunque estén bien cerrados", relata. ¿Qué sucede en estos casos? A diferencia de los coches, u otros vehículos, en las aeronaves nada puede quedar expuesto. "Ya que la corriente de aire a 800km/h", ejemplifica Morillas, "puede terminar de dañar completamente la parte expuesta y provocar mayores daños a otras zonas del avión". 

Apunte que explica la utilidad de la cinta adhesiva en Twitter / @J_Morillas
Apunte que explica la utilidad de la cinta adhesiva en Twitter / @J_Morillas

Recambios

Como los mecánicos --al igual que sucede en un taller convencional-- no siempre disponen de todas las piezas en cada aeropuerto, y el tiempo para cambiarlas es bastante elevado --lo que a su vez causaría retrasos--, la aerolíneas cuentan con autorización para realizar pequeñas "reparaciones rápidas". Pero ojo, no se trata de cualquier cinta adhesiva, sino del  High Speed Tape (HST) o Cinta de Alta Velocidad. Un producto que Morillas, cuyo hilo se ha convertido en viral, presenta como un "súper héroe". 

"Está compuesta por aluminio y un adhesivo acrílico, y está testada para resistir fuego, humedad, una velocidad de 800 km/h, una tensión de 49 N/cm y un rango de temperaturas entre -54 y 149ºC", ha detallado el usuario de la red social.