Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ejemplar de mosca negra /EP

La mosca negra pone en alerta a España

La mordedura de este insecto puede provocar enfermedades graves como dermatitis y ceguera

3 min

La globalización y las altas temperaturas son factores determinantes en el aumento de la presencia de la mosca negra en España. A pesar de que, por el momento, no se trata de una especie invasora, en los últimos años se ha expandido de manera vertiginosa por todo el territorio nacional, en especial, en las zonas cercanas a los cauces de los ríos.

De hecho, la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) advierte de que la única forma de evitar que este insecto se convierta en un problema de salud pública es necesario volcar esfuerzos en su prevención y control. En países tropicales como el África subsahariana, Brasil y Venezuela, la mordedura de este simúlido sí que es vector de enfermedades como dermatitis o ceguera.

Enfermedades asociadas a su mordedura: dermatitis o ceguera

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 18 millones de personas han sido infectadas por la oncocercosis, una enfermedad que se trasmite a través de la mordedura de esta mosca. A causa de ello, cerca de 270.000 personas se han quedado ciegas. En el continente suramericano está enfermedad también es conocida como ceguera de los ríos.

Los expertos señalan que el ataque de la mosca negra apenas se nota en el momento, pues el insecto inocula un veneno que es como un anestésico, que le permite realizar la ingesta de sangre. Horas más tarde, el área afectada suele empezar a molestar, ya que la virulencia de su picadura es mucho mayor que la de otros insectos. Además de la roncha, las reacciones más comunes que suele presentar son cuadros anafilácticos, hinchazón, escozor, picazón e incluso sangrado.

Sufrir la mordedura

De haber sufrido la mordedura, o tener sospechas de ello, se recomienda acudir de inmediato un centro sanitario para evitar un empeoramiento. Es fundamental no tocarse la zona, ni rascarse. En estos casos, el tratamiento prescrito por los facultativos suele componerse de antihistamínicos orales, corticoides o antisépticos tópicos. En la actualidad, las autonomías más afectadas por la presencia de mosca negra son Andalucía, Aragón, Cataluña, Madrid, Murcia y Valencia.

Para prevenir la proliferación, y en consecuente, la mordedura del insecto, los profesionales recomiendan llevar a cabo labores de prevención y control de esta especie por parte de los entes públicos, vestir ropa clara, y a poder ser, de manga larga, evitar pasear cerca de ríos y de embalses, zonas húmedas a primera y última hora del día, no usar colores llamativos, instalar mosquiteras y usar el aire acondicionado, así como repelentes de insectos.