Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Moringa en su versión en polvo / Ninetechno en PIXABAY

¿Es la moringa un nuevo superalimento?

Aparte de sus bondades para la salud, esta planta se emplea en países pobres para eliminar bacterias del agua

Victoria Herrero
6 min

Ayuda a la hora de reducir los niveles de colesterol y mejora la presión arterial; son solo algunas de las bondades que la ciencia y expertos atribuyen al que se considera un nuevo ingrediente dentro de la lista de los superalimentos. Se trata de la moringa, también llamada Moringa oleifera en su acepción oficial. 

En este caso se trata de una planta de origen tropical que hoy en día todavía resulta desconocida en la mayor parte de los establecimientos de alimentación y de complementos dietéticos pero que, poco a poco, va abriéndose paso. Precisamente, su consumo como complemento ha hecho que se despierte la curiosidad sobre una planta en cuya composición nutricional hay buena presencia de proteínas y de vitaminas, sobre todo del grupo A y C.

Composición y origen

Aparte de estos nutrientes (en el caso de las proteínas presentes sobre todo en sus hojas), la moringa destaca por una composición formada por calcio, potasio, aminoácidos, betacaroteno y antioxidantes de distinta naturaleza. Una serie de bondades para la salud en esta planta que forma parte de un árbol que de normal mide unos cinco metros de altura, aunque en algunos casos puede llegar a doblar ese número.

Esta especie vegetal es originaria sobre todo en las zonas de India y Pakistán próximas al Himalaya y su consumo es muy apreciado en otros rincones del mundo como África, Asia (especialmente en los países de Filipinas y Camboya), así como en el centro y sur del continente americano. 

Valle junto en la zona del Himalaya donde se cultiva moringa / Sukant Sharma en UNSPLASH
Valle junto en la zona del Himalaya donde se cultiva moringa / Sukant Sharma en UNSPLASH

¿Qué beneficios tiene?

Sabiendo ya parte de los elementos naturales que se incluyen dentro de su composición, es más sencillo poner sobre la mesa las propiedades y beneficios de salud que se le atribuyen a la moringa. Y es que se le puede sacar mucho partido como planta medicinal que ayuda a la hora de actuar como un potente antioxidante (sobre todo cuando se extrae el aceite de esta planta o se usan sus semillas), además de servir como diurético sobre todo gracias a los extractos de sus vainas y sus hojas. 

Es más, gracias a su uso externo (con el polvo de sus semillas y sus hojas) se puede usar para eliminar compuestos tóxicos del agua y servir como bactericida. Algo que, por ejemplo, comprueban diversas organizaciones no gubernamentales como es el caso de Acción contra el Hambre en aquellos países más pobres donde el agua potable es un bien muy escaso y necesario para garantizar la salud de sus habitantes. Además, en el caso de África se usa este mismo polvo de moringa a modo de refuerzo natural para que los bebés superen la malnutrición y las infecciones.

Otros datos curiosos

A todo lo anterior es preciso añadir una serie de puntualizaciones que recuerdan desde la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) como el hecho de que su consumo (siempre que no sea excesivo) favorece la salud de embarazadas y lactantes, así como de niños pequeños y resulta una planta muy agradecida en países con escasez de alimentos ya que este árbol crece muy rápidamente y es resistente ante la falta de lluvias.

Por si fuera poco, desde un punto de vista del desarrollo de la economía local y los pequeños agricultores (sobre todo de zonas y países más desfavorecidos o pobres) se trata de una planta cuyo cultivo facilita ingresos extras a las familias, además de que actúa como cortavientos por lo que permite reducir la erosión de los suelos y tierras fértiles. 

¿Cómo se toma?

Como se ha comentado en líneas previas, en la actualidad no es que resulte todavía muy común su consumo en el caso de los países europeos, aunque poco a poco se va encontrando cada vez más. No así en Estados Unidos donde es más fácil comprar en herbolarios productos elaborados a base de moringa como suplemento nutricional para reforzar la salud.

Además de en su formato de comprimidos o cápsulas, este superalimento también se puede tomar cocinando sus hojas frescas como si fuese una verdura más; bien trituradas para preparar un zumo o bien pulverizadas para añadir a modo de aderezo (para arroces, pastas, cremas, sopas...) en su versión en polvo. Por último, a la hora de incorporar la moringa al recetario más tradicional se pueden saltear o pasar por vapor sus flores para añadir un toque un tanto diferente a las ensaladas.