Menú Buscar
Una foto de archivo del Lago Ness, en Reino Unido

El nuevo intento por encontrar al monstruo del lago Ness

Un grupo de científicos neozelandeses buscará al monstruo del lago Ness analizando el ADN ambiental del lugar

3 min

¿Existe el monstruo del lago Ness? Es una pregunta a la que se le ha intentado dar respuesta durante los últimos siglos, aunque sin éxito. Un nuevo intento tendrá lugar el próximo mes de junio de la mano de científicos de Nueva Zelanda, que se desplazarán hasta Escocia con el objetivo de catalogar de forma detallada todos los seres vivos que habitan en el lago Ness, incluido el hipotético monstruo que tantas veces ha sido avistado.

Para ellos los expertos de la Universidad de Otago extraerán el conocido como ADN ambiental (eDNA por sus siglas en inglés) para compararlo con el material genético hallado en otros lagos. De esta forma, se podría confirmar la existencia de la criatura del Jurásico, así como de otras especies que posiblemente no se han podido ver hasta ahora.

¿El fin de la leyenda?

“Si bien la perspectiva de buscar pruebas de la existencia del monstruo del lago Ness es el gancho de este proyecto, hay una extraordinaria cantidad de nuevos conocimientos que obtendremos del trabajo sobre los organismos que habitan en este lago, la superficie de agua dulce más grande del Reino Unido”, ha señalado Neil Gemmel, profesor del departamento de Anatomía y principal responsable de la investigación

Gemmel piensa que podría existir, aunque reconoce que le sorprendería que existiera de verdad. “Se ha sugerido, como posible explicación para los avistamientos de Nessie, la presencia de grandes peces como esturiones o bagres para el nacimiento del mito, y nosotros podemos contrastar estas ideas y otras muchas”, ha apuntado.

El monstruo del lago Ness, motor del turismo

Hasta el momento no existe ninguna evidencia científica de exista que un monstruo en las profundidades del lago Ness. Únicamente el testimonio de algunas personas que aseguran haberlo visto, además de fotografías que dejan bastantes dudas.

La leyenda data de hace 1.500 años y es uno de los motores más potentes del turismo de la zona. Y es que cada año miles de personas se desplazan hasta el lago Ness con la ilusión de ver a esta criatura nadando en sus aguas.