Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Representación de la sonda TESS /NASA

¿En qué consiste la misión TESS de la NASA?

Una nueva sonda espacial surcará el cosmos en la búsqueda de nuevos planetas en el exterior del sistema solar en los que sea posible la vida

2 min

La NASA ha programado para este 18 de abril el comienzo de la misión TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) con el lanzamiento de un cohete Falcon 9 que enviará al espacio a una sonda cazaplanetas. Este acontecimiento es uno de los más importantes a nivel espacial, pues es un paso más en la búsqueda del conocimiento sobre el espacio exterior. ¿Conoces en qué consiste esta misión y cuáles son sus objetivos?

La sonda cazaplanetas TESS orbitará por el cosmos buscando exoplanetas, es decir, buscando cuerpos celestes fuera del Sistema Solar. Planetas que aún no han sido descubiertos. La intención es conocer de que están compuestos y tratar de identificar si en alguno de ellos sería posible la vida humana. Para ello orbitará alrededor de la Tierra con una distancia tan lejana como la de Luna, mientras observa el espacio con un telescopio en la búsqueda de dichos planetas. Cada órbita que realiza tardará en torno a 14 días.

La sonda TESS antes del lanzamiento /NASA

La sonda TESS antes del lanzamiento /NASA

Relevando a Kepler

La misión TESS estaba prevista para comenzar el 16 de abril, pero finalmente fue aplazada un par de días. Ésta relevará a la sonda Kepler de la NASA, cuya misión comenzó en el año 2009. En los próximos meses, este satélite se quedará sin combustible. La misión de Kepler era tratar de encontrar la mayor cantidad de exoplanetas posibles. La de TESS será más selectiva: buscar planetas en las estrellas más cercanas a la Tierra.

Kepler cambió en 2009 la manera de entender el espacio por parte de los científicos, pues fue la primera vez que se tuvo conocimiento empírico de los exoplanetas, pues descubrió más de 2.300. Se espera que TESS alcance esa cifra al menos.

Como dato curioso, el lanzamiento de esta sonda será el primero que se realizará con un cohete Falcon 9 producido por SpaceX, la compañía de Elon Musk.