Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un paciente en quimioterapia / EP

"A mi madre le dimos agua con limón y bicarbonato para curar el cáncer"

Míriam Algueró crea la Asociación de Oncología Integrativa de España para luchar contra los tratamientos milagrosos

4 min

Son muchos los pacientes con cáncer que caen en terapias falsas alternativas que les prometen una cura contra la enfermedad. Para luchas contra esto, Míriam Algueró ha creado la Asociación de Oncología Integrativa de España y ahora acaba de publicar el libro Acompañar el cáncer. Guía para cuidadores de pacientes con cáncer. 

En una entrevista en La Voz de Galicia ha explicado su experiencia y las razones que la llevaron a fundar la asociación. "No existe ninguna terapia complementaria o alternativa que por sí misma haya demostrado ser capaz de curar el cáncer. No existe", insiste Algueró. 

Tratamientos

Y es que ella vivió en primera persona la desesperación que lleva a muchas personas a caer en los tratamientos milagrosos de médicos falsos. "Cuando le han puesto fecha de caducidad a tu madre no tienes claridad mental para saber qué es bueno o malo. Te agarras a lo que sea y buscas donde sea", asegura. 

El padre de Míriam había fallecido por un cáncer linfático y, tres años después, su madre fue diagnosticada con un glioblastoma multiforme en fase 4, uno de los tumores cerebrales más agresivos. Sin tratamiento, a la mujer le daban tres meses de vida, y con quimioterapia y radioterapia combinada, podría vivir hasta año y medio más, pero con pérdida de movilidad, de visión y del control de esfínteres.

Médicos falsos

Sin embargo, la madre decidió no seguir el tratamiento. Entonces Míriam y sus hermanas buscaron alternativas de todo tipo a través de supuestos especialistas. "A mi madre le llegamos a dar agua con limón y bicarbonato de calcio, lo que te recomienda el cuñado", confiesa en su conversación con el medio de comunicación gallego.

También recibieron ofertas de falsos expertos de la MMS, el clorito sódico en agua destilada defendida por Josep Pàmies, el curandero sancionado por difundir pseudoterapias. "Aparte de que es lejía, cae mal al estómago. Si un paciente tiene problemas digestivos y le metes esto encima, no te va a comer, entra en caquexia y le puede dar una parada respiratoria", aclara sobre el polémico tratamiento.

Mejor calidad de vida

"De lo que me di cuenta con mi madre es de que mucha gente atiende a pacientes y les promete cosas que luego no curan y les cobran una pasta. ¿Cuál es el problema? Que si no son médicos no puedes denunciar ante el colegio oficial para que los inhabiliten. Tienes que coger un abogado y denunciarlo, pero ya ni lo haces, porque estás en un estado en el que no tienes ánimos", reclama Algueró.

En su libro, la mujer apuesta por el ejercicio físico, dieta, yoga, meditación u otras terapias para mejorar la calidad de vida de los pacientes, que no curar, para que estos respondan mejor a los tratamientos médicos.