Menú Buscar
Patatas fritas en su punto de sal

Los mejores trucos para salvar tus platos cuando te pasas con la sal

Si cometemos el error de dejar salada la comida, hay soluciones sencillas que nos permitirán restaurar el sabor

2 min

No hay duda que para elaborar un buen plato de comida el punto de sal es requisito fundamental. Por eso, si nos pasamos, no solo nos quedará una receta poco saludable, sino que el tiempo que hemos invertido en cocinar no habrá servido de mucho.

Sin embargo, hay ocasiones en las que resulta inevitable pasarse del punto, por descuido o desconocimiento de la receta, y dejar el plato salado. ¿Y ahora qué? No es necesario tirar la comida ni mucho menos. Lo que se debe hacer en esos casos es equilibrar los sabores y añadir nuevos ingredientes para rebajar la cantidad y mejorar el gusto.

Consejos prácticos

¿Cómo se lleva esta teoría a la práctica? En el caso de los guisos, tan solo se necesitará añadir un poco de arroz, lentejas o una patata peladada para reequilibrar el sabor. Estos absorberán el sodio sobrante y conseguiremos que el plato se reconduzca a su sabor ideal.

Un puñado de pasta ante la olla antes de cocerla / PXHERE
Un puñado de pasta ante la olla antes de cocerla / PXHERE

Si en lo que nos hemos pasado ha sido a la hora de cocinar verduras, lo mejor es pasarlas por el agua del grifo para quitarles la sal y volver a cocerlas de nuevo. Y si se trata de una ensalada, lo mejor es acompañarla de sabores más dulces como la miel, la mermelada o el vinagre de módena.

También hay ocasiones en que lo que queda salado es esa salsa que estamos poco acostumbrados a preparar y pagamos la novatada con más sal de la que toca. Para esos casos, lo mejor es añadir nata líquida, leche o queso cremoso que rebaje el sodio. Pero si no nos convence ninguna de esas opciones también se puede agregar vino, patatas o cebolla.