Menú Buscar

¿Adónde ir de luna de miel desde Cataluña sin arruinarse?

Pareja en su luna de miel / PIXABAY

Lonely Planet selecciona siete destinos del mundo perfectos para realizar el viaje de novios de forma económica e inolvidable

03.05.2018 11:22 h.
4 min

“Sí, quiero”. Son dos palabras que cambian vidas y también significan el inicio de uno de los viajes más inolvidables: la luna de miel. La primera escapada de los recién casados suele ser deseada y temida al mismo tiempo. Deseada porque es una experiencia única y temida porque se tiende a pensar que para organizar una buena luna de miel es indispensable gastarse una gran cantidad de dinero.

El aspecto monetario no tiene por qué ser un quebradero de cabeza. No hay más que echar un vistazo a la selección de ideas para una luna de miel económica que ha elaborado Lonely Planet y que se pueden encontrar en el libro "Guía para la luna de miel perfecta" recientemente publicado. Aquí van algunas recomendaciones para viajar desde Cataluña. 

Marruecos y Vietnam

Exotismo árabe, fragantes especias y precios bajos. Es difícil superar a Marruecos en el regateo. Marrakech, Fez y Esauira ofrecen medinas ancladas en el pasado llenas de personalidad y cafés baratos. Hay que renunciar al sentido de la orientación y perderse en los laberinticos zocos: las posibilidades de comprar son muchas, alfombras y babuchas se venden como rosquillas. Las riads (casas tradicionales con patio) reconvertidas ofrecen alojamientos evocadores; algunas son caras pero otras permiten alojarse en un palacio con poco presupuesto.

'Honeymoon' escrito sobre la arena de una playa / PIXABAY

'Honeymoon' escrito sobre la arena de una playa

Se puede vivir con menos de ocho euros al día en Vietnam y aun así comer como un rey, ya que es el paraíso de la comida callejera. Hay que probar los platos de la ciudad: ternera pho, bun cha (cerdo a la barbacoa con tallarines de arroz) y chow a bánh mì (pan de barra). Un viaje de precio medio no arruinará a nadie y permitirá alojarse en pensiones con personalidad, un crucero mejor por la bahía de Halong o tener experiencias memorables (una clase de cocina, pedalear por Hoi An) y aún quedara dinero para alojarse en la playa de Phu Quoc.

India, Portugal o Camboya

Favorita durante mucho tiempo de los viajeros sin blanca, India sigue siendo muy barata. Los opulentos trenes Palace on Wheels pueden ser caros, pero hasta los recién casados con presupuesto ajustado pueden permitirse viajar en primera clase en el India Rail. Un tren nocturno de Delhi a Udaipur que cuesta unos 16 euros en segunda y sólo ocho euros más en litera de primera.

Portugal es liberador. Las pequeñas ansiedades (¿podemos permitirnos otro café?) no existen aquí. Hasta en los locales más elegantes, un café exprés suele costar menos de un euro, las cervezas no más de dos euros, y es posible pedir un segundo pastel de nata sin remordimiento. También hay preciosas casas y encantadoras granjas reconvertidas a menos de 80 euros por noche.

En Camboya confluyen los lugares de primera y los precios bajos. Aquí esta Angkor Wat, cuya entrada de siete días cuesta 50 euros (carísima comparada con todo lo demás; baratísima para una semana de exploración del inmenso complejo de templos y selva protegido por la Unesco). La guinda son las baratas cervezas (80 céntimos), las comidas (1,60 euros) y alojamientos económicos cada vez mejores.

¿Quiere hacer un comentario?