Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una mujer pasea por las calles del Gótico de Barcelona, bajo la lluvia /EP

Llegan las lluvias a Cataluña a partir del miércoles

Los chubascos se extenderán por todo el territorio e irán acompañados de un leve descenso del mercurio, que se acentuará el fin de semana

3 min

Tras dos meses de bloqueo anticiclónico, marzo trae un nuevo escenario meteorológico. Para este miércoles día 2 se espera un cambio de tiempo en toda Cataluña a causa de la formación de una borrasca mediterránea, que tras semanas de sequía traerá las ansiadas lluvias a la autonomía.

Según los partes de Meteored, este nuevo episodio de bajas presiones dejará precipitaciones generosas en todo el territorio catalán, además de un descenso moderado de los termómetros. Para el jueves y el viernes, las precipitaciones se intensificarán y pueden ir acompañadas de tormentas. La cota de nieve se situará por encima de los 1.500 metros en los Pirineos.

Temperaturas por encima de los 0ºC excepto en los Pirineos

Cuanto a las temperaturas, las mínimas se mantienen por encima de los 0ºC hasta el viernes, a excepción de las zonas de alta montaña, donde a partir del jueves se espera que el mercurio se desplome hasta los -3ºC. Tampoco se descarta alguna helada interior con valores por debajo de los 3ºC.

Los próximos días, en Barcelona y Tarragona, las máximas alcanzarán los 15ºC, mientras que en Lleida y Girona, se enfilarán hasta los 17ºC. Las mínimas apenas descenderán de los 5ºC y se registrarán a primeras horas de la mañana.

Previsión para el fin de semana

La sensación de frío se acentuará a partir de la tarde del viernes con una bajada considerable de los termómetros, que se mantendrá durante el fin de semana. Para las jornadas del sábado y el domingo continúa la inestabilidad, especialmente en el litoral catalán y en las regiones de alta montaña. 

La llegada de un nuevo frente Atlántico hará que las precipitaciones se desplieguen por todo el tercio del este peninsular. Se esperan también nevadas en los Pirineos con una cota de nieve más baja, que podría situarse en torno a los 1.000 metros de altitud.