Menú Buscar
Chica amante de los viajes / Lorri Lang EN PIXABAY

Qué libro regalar a un amante de los viajes

'La vuelta al mundo en ochenta días' es un clásico de la literatura, pero también un hito del género de viajes

Noelia Hontoria
5 min

Viajar y leer son dos actividades muy placenteras. Por eso, la literatura de viajes o los libros enfocados a este mundo son una buena opción para poder volar sin moverse del sofá. Existen muchos títulos interesantes, para todos los públicos y de diferentes temáticas. Obras que proporcionan una ventana abierta a otros lugares y en las que se desarrollan historias con escenarios que hacen viajar al lector. Un aunténtico regalo para aquellos que disfrutan recorriendo el mundo.

Si hablamos de autores destacados, Mark Twain o Julio Verne son las dos figuras más representativas de este género. Pero en la etapa contemporánea existen ciertos libros de no ficción que, sin ser guías de viajes ni contar ninguna historia, son regalos excelentes para aquellos que declaran que su pasión en la vida es viajar. Por ejemplo, 1000 sitios que ver antes de morir o Turista lo serás tú son algunos de los títulos que gustarán seguro a un viajero.

La vuelta al mundo en ochenta días (Julio Verne)

Un clásico entre los clásicos. La vuelta al mundo en ochenta días es uno de los libros más conocidos de la literatura universal y uno de los primeros volúmenes en el género de los viajes. Julio Verne publicó en su idioma natal, el francés, esta obra por entregas en el diario Le temps, entre el 7 de noviembre y el 22 de diciembre de 1872. Se publicó en un libro el 30 de enero de 1873. Como curiosidad, entre las múltiples adaptaciones que se hicieron, figura una serie de dibujos animados.

La vuelta al mundo en ochenta días narra la historia del británico Phileas Fogg, quien, junto a su ayudante Jean Passepartout, se embarcan en una aventura para tratar de ganar una apuesta y demostrar que se puede dar la vuelta al mundo en ochenta días, utilizando los medios de transporte de la época (el ferrocarril y el barco, principalmente). Pero no lo tendrá nada fácil, Fogg es injustamente acusado de robar dinero al Banco de Inglaterra, por lo que durante su viaje será perseguido por el detective Fix.

1000 sitios que ver antes de morir (Patricia Schultz)

Este es uno de esos libros poco conocidos que todo amante de los viajes debería tener en su estantería. 1000 sitios que ver antes de morir, de la americana Patricia Schultz, desvela hasta mil lugares que merecen la pena descubrir al menos una vez en la vida. Algunos son conocidos por todos, pero la mayoría de ellos supondrán una auténtica sorpresa. Incluye rincones de todos los continentes y, además, ofrece información sobre hoteles, castillos, eventos, restaurantes, museos y mucho más.

Libros 1000 sitios que ver antes de morir / MARTÍNEZ ROCA
Libros 1000 sitios que ver antes de morir / MARTÍNEZ ROCA

En 2006 logró colocarse en el cuarto lugar de los libros más vendidos por el New York TimesTambién hicieron una serie de televisión basada en estos lugares, que se emitió en 2007 en Travel Channel. Además, Patricia Schultz aprovechó el éxito de esta obra para sacar otros volúmenes, centrados en Europa y en América. El español Juan Eslava Galán imitó el modelo de este libro y publicó 1000 sitios que ver en España al menos una vez en la vida. Actualmente ambos están disponibles en tiendas como Casa del libro, con la editorial Martínez Roca.

Turista lo serás tú (Itziar Marcotegui y Pablo Strubell)

Más de 100 páginas en las que se ofrecen consejos y recomendaciones, utilizando el humor como hilo conductor y con un claro objetivo: viajar de una forma distinta. Sus autores rechazan el modelo turístico tradicional, que se basa en ir a playas masificadas o visitar museos abarrotados. A través de esta obra buscan convertir el viaje en un juego y disfrutar de experiencias diferentes a las que habitualmente están acostumbrados los turistas. Además, invita al lector a practicarlo en su propia ciudad.

Entre las más de setenta propuestas para descubrir una ciudad desde un punto de vista diferente al turismo tradicional, hay ideas como viajar con un mapa dibujado a mano o visitar una ciudad en silla de ruedas. Es una oportunidad de retarse a uno mismo y descubrir que hay vida más allá del turismo prefabricado de los touroperadores.