Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Juguetes sexuales en una estantería / EFE

Los juguetes sexuales, en el punto de mira de los ciberataques

Los nuevos dispositivos tecnológicos y sus conexiones tienen ciertas vulnerabilidades de ciberseguridad

2 min

Los juguetes sexuales son todo un éxito. Desde el boom del Satisfyer y durante la pandemia se ha hecho común tanto su uso como su compra y es un tema de conversación.

Asociado a los avances de estos nuevos productos llegan también nuevos problemas. Y es que su posibilidad de carga en los ordenadores lo hacen susceptibles de ciberataques.

Sincronización

El problema reside en que algunos de estos dispositivos, además de su uso común, tienen otras funciones: de mensajes multimedia, sincronización con internet, listado de canciones…

Distintas empresas dedicadas a la ciberseguridad advierten de que son un peligro para la privacidad de sus usuarios. El hecho de que algunos funcionen a través de apps y se puedan controlar por remoto también ayuda.

Puntos flacos

Una de las debilidades de estos productos ante posibles ataques es, precisamente, sus sistemas de conexión, el wifi, el bluetooth o las conexiones a un servidor. Todo ello facilita la infección de tres tipos de virus.

Uno muy típico es el tipo de ataque que impide activar el producto, como el que pasó con un cinturón de castidad que no se pudo desactivar.

Virus

Otro de ellos es el típico virus conocidos como malware, que provoca desajustes que pueden llevar a infectar a otros contactos o incluso sobrecalentar el vibrador.

Muy relacionado a estos son los ataques que llegan a robar datos e incluso interceptar comunicaciones, tanto es así que se pueden revelar datos sexuales de sus usuarios.