Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Realizar varias tareas a la vez puede suponer un gran estrés CREATIVE COMMONS

Ni hombres ni mujeres: el ser humano no puede realizar varias tareas a la vez

La multitarea supone un gran avance. Sin embargo, ¿es en la práctica igual de efectivo?

3 min

La multitarea se considera hoy en día como la posibilidad de realizar dos actividades en lugar de una, en el mismo período de tiempo. A simple vista, puede suponer un aumento del rendimiento y una disminución del coste temporal. Sin embargo, son muchos los aspectos que pueden llevar a desmentir dicha afirmación y poner en duda la existencia de esta capacidad.  

Desde la década de los 90, numerosas investigaciones sobre neurociencia, entre las que destacan los estudios funcionales de MRI --Resonancia Magnética Funcional, por sus siglas en inglés--, tratan de desmentir que el cerebro humano sea apto para funcionar en modo multitarea. Es cierto que las personas pueden desempeñar varias actividades en un corto período de tiempo, pero no simultáneamente. Esto sginifica que el cerebro humano puede cambiar de tareas a gran velocidad, pero no realizar ambas al mismo tiempo. 

La multitarea no existe

Desde el punto de vista científico, fuentes de la universidad de Michigan califican el fenómeno de la multitarea como algo que depende más de la percepción que de la realidad. Sin embargo, pese a que esto pueda resultar un fenómeno ilusorio; que se perciba la realización de tareas de manera simultánea puede ser beneficioso para el rendimiento de por sí. 

Pedro Maldonado, investigador del Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica de Chile, afirma que nos vemos obligados a redireccionar los recursos cerebrales que focalizábamos en una tarea para destinarlos a la nueva. Esto supone que labores sencillas que realizamos de forma habitual nos lleva más tiempo completarlas.

No es oro todo lo que reluce

El aumento del rendimiento humano obtenido a través de la multitarea resulta ser mucho más bajo al esperado. Los costes que supone la alternancia entre tareas disminuyen el valor de dicho rendimiento obtenido, perdiendo tiempo, atención y eficiencia. Asimismo, supone un mayor nivel de estrés, cansancio y atención que reduce la calidad de vida de la persona no sólo en el ámbito profesional, sino también en el personal.