Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un gato mientras descansa /PEXELS

El hilarante plan de un gato para saltar una pared se vuelve viral

Las imágenes captadas por una cámara de seguridad muestran al animal intentando alzarse hasta en dos ocasiones en lo alto de un muro sin éxito

3 min

Si hasta ahora siempre se había dicho que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, las peripecias de un gato para intentar sobrepasar un muro desmienten tan popular afirmación. Las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del parquin de una gran superficie comercial muestran como el felino insiste en subirse encima de una pared dos veces sin éxito.

Finalmente, el minino se da por vencido, desiste y se marcha por el lugar donde ha venido. La hilarante secuencia, de apenas 32 segundos, ha corrido como la pólvora en las redes sociales. De hecho, en tan solo 12 horas, la escena compartida por el usuario de Twitter SuperBainK_2 acumula más de 188.000 reproducciones y casi 5.500 “me gusta”.

El empeño del gato 

En ella se puede ver como un hombre, ataviado con camiseta blanca y tejanos, guía al conductor de otro coche para que estacione correctamente. Sin embargo, algo más interesante ocurre a su lado izquierdo, aunque él parece ni inmutarse.

El tesón de un gato por saltar al otro lado de una pared hace que el animal casi pierda la vida en dos ocasiones. Tal y como se puede ver en el vídeo, el felino pasa de un salto del suelo al capó de un Mercedes todo terreno. Una vez encima del vehículo, salta la luna delantera y se sitúa en el techo del turismo.

Una retirada a tiempo 

Desde la parte trasera del coche, el animal intenta realizar un nuevo salto hacia adelante con el objetivo de alzarse en lo alto del muro que tiene justo delante de él. No obstante, un cálculo en la distancia, el poco impulso cogido y la corta longitud de sus patas hacen que el animal no pueda completar su misión y termine estampado contra el suelo.

Tras este primer intento fallido, el gato no se da por vencido y repite de nuevo la misma acción sin éxito. Una vez más, vuelve a fallar en su acometido. Es entonces cuando decide marcharse como si nada por el lugar donde ha venido. No cabe duda, a veces una retirada a tiempo es muchas veces una victoria.