Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un helado artesanal, la joya de las heladerías de Barcelona / StockSnap EN PIXABAY

Heladerías imprescindibles y míticas de Barcelona

Desde el Rocambolesc de los hermanos Roca hasta locales con producto artesanal dirigidos por italianos

Noelia Hontoria
5 min

Llega el buen tiempo y coincide con el inicio de la desescalada. El encierro obligatorio​ poco a poco va dando más tregua y llega el momento de volver a disfrutar de algunos de los mejores lugares de la ciudad. Dentro de la nueva normalidad, uno de los establecimientos que más público espera atraer este verano, un año más, son las heladerías. En Barcelona hay muchas, pero las más míticas y conocidas lo son por un motivo concreto, ya sea por su trayectoria o por la calidad de sus productos.

Una buena heladería se puede clasificar así por múltiples factores: la ubicación y las vistas son un privilegio a tener en cuenta, pero sobre todo se valora que se trate de helados artesanales realizados con ingredientes de calidad. A los sabores míticos, como el limón, el chocolate o el pistacho, en los últimos años se han unido otros mucho más especiales, como el helado de Oreo, el helado de Kinder Bueno o de algodón de azúcar. Muchos de ellos utilizan marcas comerciales como reclamo al estar hechos con esta materia prima.

Delacrem

El italiano Massimo Pignata se encuentra al frente de esta heladería, que suma varios locales en Barcelona, y que es una de las preferidas por los habitantes de la Ciudad Condal. La clave de su éxito radica en sus helados artesanales naturales, con un sabor muy pronunciados y una gran calidad. También prepara dulces de todo tipo e incluso bebidas calientes para los días en los que no apetece un helado, pero se quiere disfrutar de una buena merienda en las heladerías Delacrem.

El primer local de Massimo Pignata ubicado en la Ciudad Condal recibe sencillamente el nombre Delacrem y se encuentra en la calle Enric Granados, 15, muy cerca del metro Universitat, en la parte de atrás de la Universidad de Barcelona. El segundo local y el más interesante para ver parte del proceso de elaboración de los helados es el Obrador Delacrem, que se encuentra en Passeig Sant Joan, 59, cerca de los metros de Tetuán y Girona y con la parada de autobús Sant Joan – Consell de Cent en la misma puerta (autobuses 6, 19, D50, N1, N4 y V19).

Helado de pistacho / Анастасия Белоусова EN PIXABAY
Helado de pistacho / Анастасия Белоусова EN PIXABAY

La Gelatería di Michele

Una buena heladería no dejará huella en la memoria de sus visitantes si no hace que su producto entre por los ojos. En este caso, la Gelatería di Michele sabe muy bien jugar con esto y tiene una enorme vitrina con sabores variopintos que van desde el melocotón hasta el Oreo o el café. Algunos son muy clásicos, pero en su sabor está la clave. Destaca especialmente que el establecimiento es muy pequeño y aún así es una de las heladerías más míticas de Barcelona.

La Gelatería di Michele se encuentra en la calle Ribes, 37. Se encuentra a medio camino entre tres estaciones de metro (Marina, Tetuán y Arc de Triomf) y muy cerca de atractivos turísticos como el Parc de la Ciutadella o La Monumental. El Puerto Olímpico se ubica a menos de un kilómetro y medio, por lo que el paseo con el helado en la mano hasta la playa puede ser muy agradable. La calle en la que se ubica esta heladería es una transversal algo escondida, frente a la Plaça del Fort Pienc.

Rocambolesc

Pero si se habla de heladerías míticas en Barcelona, la joya de la corona se la lleva Rocambolesc. De la mano de los hermanos Roca e inspirados en los postres de su Celler Can Roca, esta heladería ofrece soft ice cream de alta calidad, con elaboración artesanal y una puesta en escena premium. Tanto sus sabores (por ejemplo, manzana caramelizada) como sus toppings y siropes son dignos de alabar. La decoración de este local también merece la pena una visita. Imprescindible para los amantes de los helados.

La heladería Rocambolesc se encuentra en La Rambla 51-59, una ubicación excepcional en pleno centro de la Ciudad Condal. El metro más cercano es la estación del Liceu. En esta zona de La Rambla se pueden encontrar otras opciones gastronómicas para todos los bolsillos y gustos, desde el sofisticado Ópera Samfaina hasta bares mucho más informales y restaurantes de comida rápida internacionales.